martes, 20 de noviembre de 2012

La Simulación




Una vez explicado al paciente en qué va a consistir su tratamiento, nos dedicamos al CÓMO. Y aquí entra lo que llamamos SIMULACIÓN. En este proceso nos servimos de un TAC-simulador que es muy parecido a los TAC de Radiodiagnóstico. Tiene la particularidad de tener un arco mayor y una mesa plana. Dichas características nos resultan útiles para luego poder reproducir fielmente el tratamiento en la mesa de tratamiento del Acelerador Lineal, en base a las imágenes que en este TAC obtengamos. En función de la localización del tumor utilizaremos diferentes instrumentos de inmovilización, pues es fundamental que el paciente esté lo más inmóvil posible para luego "apuntar" bien en la diana: el tumor. Para ello utilizamos desde máscaras termoplásticas, planos inclinados, cunas alfa, etc. A veces utilizamos contrastes para poder ver mejor algunas estructuras internas. Además contamos en la sala con unos láseres que nos permitirán por un lado alinear bien al paciente y por otro obtener unas coordenadas para luego durante el tratamiento colocar al paciente exactamente igual. Esas coordenadas son pintadas en la piel o bien se tatúan en forma de pequeños puntitos en la piel. Posteriormente, una vez ya colocado e inmovilizado el paciente se procede a hacerle el TAC que obtiene las imágenes en poco tiempo. Esas imágenes se exportan al Servicio de Radiofísica donde posteriormente se realizará el proceso de PLANIFICACIÓN que explicaremos en otro capítulo. Salvo que tengamos que utilizar contrastes, este proceso dura unos 15 minutos y no es molesto para el paciente. Nos vemos en el siguiente capítulo.