sábado, 21 de septiembre de 2013

Cineterapia oncológica: La decisión de Anne (My sister's keeper). EEUU. Nick Cassavetes. 2009

"La decisión de Anne" es el título en español de "My sister's keeper" y "La decisión más difícil" en Latinoamérica. El film trata de una joven pareja, Sara (Cameron Díaz) y Brian Fitzgerald (Jason Patric) que tienen dos hijos Kate y Jesse. Un buen día Kate (Sofia Vassilieva) es diagnosticada de una leucemia promielocítica aguda a la edad de dos años. La enfermedad se transforma en el hilo conductor de toda la película que narra su biografía durante 14 años. La madre abandona su trabajo como abogada y se entrega por completo en la lucha por salvar la vida de su hija. Ante la adversidad de los acontecimientos y la imposibilidad de obtener un donante de médula ósea compatible emparentado, se les propone la posibilidad de tener un hijo seleccionado genéticamente, a la que acceden. De dicha decisión nace Anne, que ve como su vida gira alrededor de la enfermedad de su hermana mayor, teniendo que ser sometida a varias intervenciones médicas para poder salvar a Kate. Cuando Anne (Abigail Breslin) cumple 11 años le piden que done un riñón a su hermana que padece una insuficiencia renal que precisa diálisis. Es entonces cuando Anne toma la decisión de demandar a sus padres a través de un abogado (Alec Baldwin) y solicitar una emancipación médica. A partir de aquí surgen toda una serie de conflictos bioéticos de gran envergadura y que la película trata de plasmar con un realismo crudo: hasta dónde debe limitarse el esfuerzo terapéutico para evitar el ensañamiento, el respeto por las decisiones de los enfermos y donantes vivos sanos, especialmente si son menores, el conflicto de las diferentes opiniones entre los padres, etc.

El director Nick Cassavetes tiene la valentía de meterse en un jardín moral y humano muy complicado. No da respuestas, pero si algunas pistas. En ocasiones peca de escenas excesivamente explícitas para el espectador no avezado. La caracterización de Kate me parece magnífica y muy realista. Les aseguro que la realidad supera a esta ficción, pero se le aproxima bastante. Tanto el papel interpretado por Kate como el de su hermana Anne son espléndidos, mostrando gran coraje ambas "menudas" actrices. También Cameron Díaz en su papel de Sara nos muestra sus dotes interpretativas en un papel dramático al que no nos tiene acostumbrados y que sorprende. Gran película sin duda. Un final esperado que presenta un sentido y consigue conmover conciencias. Les dejo con el trailer de la película.