jueves, 31 de octubre de 2013

¿Truco o trato?



En nuestro actual mundo globalizado estamos asistiendo a la importanción también en nuestro país de la festividad de "Halloween". Esta palabra proviene de la contracción de All Hallows' Eve o 'Víspera de Todos los Santos', también conocido como Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Es una fiesta de origen celta que se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobretodo en países anglosajones y en algunos países de Centroamérica. Es una noche mágica y divertida para los niños que van con sus distraces fantasmagóricos: brujas, zombies y otros personajes muy "góticos" tan de moda hoy día, jugando a asustar y visitando al vecindario puerta a puerta pidiendo "truco o trato" para conseguir sus ansiadas golosinas. Representa en gran medida una forma de espantar a la muerte, a lo tétrico, a lo oscuro y convertirlo en algo que llama la curiosidad del niño. El miedo es un mecanismo de defensa fisiológico que ayuda a no ser temerarios, pero puede paralizarnos y no dejarnos avanzar.


Si en algún momento hemos de someter a un niño a una prueba radiológica o cualquier otra exploración médica, es natural que el niño reaccione con miedo, sea receloso, se ponga nervioso, llore, patalee y no se deje hacer. Claro está que depende del niño y de su edad, pero el miedo es libre. Pocas veces me ha tocado tratar con radioterapia a los niños (por fortuna) pero cuando me he visto en esa situación, quitarles el miedo y ofrecerles confianza era lo más difícil.



Con estas simpáticas imágenes de una TAC "tuneada" en forma de barco pirata del Hospital para Niños de Nueva York "Morgan Stanley" demuestro que se pueden diseñar TACs para que los niños sufran el menor trauma posible. En realidad no hay ningún juguete en esta sala radiológica, pero a los niños tienen la sensación de que van a entrar en un bonito parque de atracciones, están más predispuestos a hacerse la prueba, se consigue disminuir el nivel de ansiedad y muy posiblemente el número de sedaciones y procedimientos anestésicos. Tanto es el éxito de esta curiosa iniciativa, que el diseño no sólo ha resultado muy positivo entre los niños, sino que también hay gran número de pacientes entre 17 y 21 años solicitan hacerse un "Escáner Pirata". Yo, la verdad, también me lo haría. Una bonita forma de ayudar a los más pequeños y un fantástico gesto para hacerles su estancia en el hospital más feliz.


 

Aquí les muestro otras instantáneas de otras TAC similares que he encontrado en la red:

Un submarino


Un acuario


Una gammacámara de Medicina Nuclear en la selva


Bonitas instantáneas ¿verdad? Les dejo con un video que en su época impactó por su estética y puesta en escena y a mi en su día me dejó boquiabierta. El famoso "Thriller" de Michael Jackson. ¡Que pasen una noche de miedo!