viernes, 31 de mayo de 2013

Hormonoterapia en el cáncer de mama


La mayoría de las mujeres que son diagnosticadas de cancer de mama se les prescribe hormonoterapia habitualmente al finalizar otros tratamientos previos como la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. La hormonoterapia se utiliza en el tratamiento del cáncer de mama con receptores de hormonas positivos que representan cerca de un 80% de los tumores mamarios (los llamados fenotipos luminales) actuando de dos formas:
  • Reduciendo la concentración de estrógenos circulantes
  • Bloqueando la acción de los estrógenos en las células del cáncer de mama
La mayoría de los estrógenos presentes en la mujer procede de los ovarios. Los estrógenos favorecen potencialmente la formación de neoplasias de mama que tengan sus receptores de hormonas positivos. Por ello se considera que la hormonoterapia reduce el riesgo de recurrencia del cáncer de mama en aquellas pacientes operadas y que sus receptores de hormonas son positivos en estadios precoces. También está indicada para disminuir el crecimiento de un cáncer de mama avanzado o en las pacientes con cáncer de mama metastásico (fundamentalmente metástasis óseas) y que tengan también sus receptores hormonales positivos.

La hormonoterapia NO es eficaz contra el cáncer de mama con receptores de estrógeno negativos.

Existen varios tipos de medicamentos de hormonoterapia, entre los que se incluyen:
  • Los inhibidores de la aromatasa que son:
    • Anastrozol
    • Exemestano
    • Letrozol
  • Los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno:
    • Tamoxifeno (es el más conocido)
    • Raloxifeno
    • Toremifeno
  • Los antagonistas del receptor de estrógeno:
    • Fulvestrant


La hormonoterapia se puede utilizar en mujeres premenopáusicas y postmenopáusicas y en hombres con cáncer de mama. Además de la administración de hormonoterapia en las mujeres premenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama con receptores de hormonas positivos se puede considerar la supresión de la función ovárica con medicación, habitualmente con análogos de la LHRH, ya que los ovarios representan la principal fuente de estrógenos antes de la menopausia.

La elección de un fármaco u otro de hormonoterapia más adecuado en cada caso dependerá de:

  • El estado menopáusico de la mujer
  • El estadio del cáncer de mama
  • Los antecedentes de trombosis o enfermedad cardiovascular grave
  • La densidad ósea
  • Los antecedentes de patología reumática
  • El riesgo personal de padecer cáncer de ovario y/o de endometrio.


Los inhibidores de la aromatasa 
  • Su función es detener la producción de estrógeno en mujeres postmenopáusicas. 
  • Actúan bloqueando la enzima aromatasa, que convierte el andrógeno en pequeñas concentraciones de estrógeno en el cuerpo. Esto significa que hay menor cantidad de estrógeno disponible para estimular la multiplicación de las células de cáncer de mama de receptores de hormonas positivos.

Beneficios de los inhibidores de la aromatasa


  • Los inhibidor de la aromatasa son la mejor hormonoterapia para comenzar en pacientes post-menopáusicas. En el tratamiento del cáncer de mama de estadio temprano con receptores de hormonas positivos, los inhibidores de la aromatasa brindan más beneficios y menor cantidad de efectos secundarios graves en comparación con la administración de tamoxifeno.
  • El cambio a un inhibidor de la aromatasa después de recibir tamoxifeno durante 2 a 3 años (para un total de 5 años de hormonoterapia) ofrece más beneficios que la administración de tamoxifeno durante 5 años.
  • La administración de un inhibidor de la aromatasa durante 5 años, después de haber tomado tamoxifeno durante 5 años, reduce aún más el riesgo de recurrencia del cáncer en comparación con la interrupción del tratamiento después de haber recibido tamoxifeno.

Efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa

  • Los inhibidores de la aromatasa tienden a causar menos efectos secundarios graves que el tamoxifeno, como trombosis, accidentes cardiovasculares y cáncer de endometrio.
  • Sin embargo, los inhibidores de la aromatasa pueden causar más afecciones cardíacas, más pérdida de tejido óseo (osteoporosis) y más fracturas de huesos que el tamoxifeno, al menos durante los primeros años del tratamiento. Así resulta recomendable que le consultes al médico si deberías realizarte una densitometría ósea a fin de determinar si necesitarías un medicamento para fortalecer los huesos mientras recibes el inhibidor de la aromatasa.
  • Los efectos secundarios más comunes de los inhibidores de la aromatasa son las artralgias y éstas pueden llegar a ser invalidantes en algunos casos. Parece, según un estudio británico de 2008 que las mujeres con dolor articular secundario a hormonoterapia tenían menos riesgo de recurrencia del cáncer de mama



Los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno,

  • Actúan bloqueando los efectos del estrógeno en el tejido mamario. Funcionan uniéndose a los receptores de estrógeno en las células de la mama, no habiendo espacio suficiente para que el estrógeno se acople a la célula. Si el estrógeno no está unido a la célula de la mama, la célula no recibe las señales del estrógeno que le indica que debe crecer y multiplicarse.
  • Las células de otros tejidos del cuerpo, como los huesos y el útero, también tienen receptores de estrógeno. Sin embargo, cada receptor de estrógeno tiene una estructura ligeramente distinta, según el tipo de célula en que se encuentra. Por lo tanto, los receptores de estrógeno de las células de la mama es diferente de los receptores de estrógeno de las células de los huesos, y estos dos receptores de estrógeno son diferentes de los receptores de estrógeno del útero
  • Como su nombre lo indica son "selectivos" y bloquean la acción del estrógeno en las células de la mama, puediendo activar la acción del estrógeno en otras células, como las células de los huesos, del hígado y del útero.
  • Los moduladores selectivos de los estrógenos pueden utilizarse para tratar a mujeres sobretodo premenopáusicas, pero también puede utilizarse en post-menopáusicas.

Beneficios de los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos:

  • El tamoxifeno es el que se utiliza con más frecuencia. 
  • En el caso de las mujeres premenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama de receptores de hormonas positivos, el  tamoxifeno es el tratamiento estándar.
  • Pueden aumentar la densidad ósea, lo que reduce el riesgo de osteoporosis.

Efectos secundarios de los moduladores selectivos de los receptores de estrógenos:

  • Los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno pueden causar efectos secundarios que en ocasiones pueden ser graves como las trombosis, los accidentes vasculares y el cáncer de endometrio.
  • Si una paciente está en tratamiento con Tamoxifeno debe consultar ante cualquiera de estos síntomas:
    • Una hemorragia o flujo vaginal anormal
    • Dolor pélvico
    • Varices importantes, inflamación o sensibilidad en las piernas
    • Dolor en el pecho
    • Disnea o sensación de ahogo
    • Debilidad, hormigueo o adormecimiento del rostro, los brazos o las piernas
    • Pérdida de visión repentina
    • Mareos y dolor de cabeza intenso y repentino
Estos son los efectos secundarios más comunes:
  • Fatiga
  • Sofocos
  • Sudoración nocturna
  • Flujo vaginal
  • Cambios en el estado de ánimo
Un estudio británico de 2008 antes mencionado sugiere que las mujeres que experimentaron sofocos y sudoración nocturna cuando se sometieron a hormonoterapia tenían menos probabilidades de presentar recurrencia del cáncer de mama.


Los antagonistas del receptor de estrógeno
  • El nombre químico de este medicamento se llama Fulvestrant.
  • Actúa bloqueando los efectos del estrógeno en el tejido mamario. 
  • Funcionan de una forma similar a los moduladores selectivos de los receptores de estrógeno como el tamoxifeno. 
  • Los antagonistas de los receptores de estrógeno se unen a los receptores del estrógeno en las células mamarias. Si se une al receptor de estrógeno, no hay espacio suficiente para que el estrógeno se acople a la célula. Si el estrógeno no está unido a la célula de la mama, la célula no recibe las señales del estrógeno que le indican que debe crecer y multiplicarse
  • Reducen la cantidad de receptores de estrógeno.
  • Cambian la forma de los receptores de estrógeno en las células mamarias de modo que no puedan desempeñarse como deben hacerlo.
La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) recomienda hormonoterapia en función del estadio del cáncer y del estado menopáusico.
  • Cáncer de mama en estadio temprano y postmenopausia: Se recomienda que las mujeres postmenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama con receptores de hormonas positivos en estadio temprano sean tratadas con un inhibidor de la aromatasa como el primer medicamento de hormonoterapia. En el caso de una mujer que tomó tamoxifeno durante 2 a 3 años, se recomienda que cambie a un inhibidor de la aromatasa. Los inhibidores de la aromatasa a veces se utilizan pasados los 5 años de consumo de tamoxifeno para reducir aún más el riesgo de recurrencia del cáncer de mama.
  • Cáncer de mama en estadio temprano y premenopausia: Se recomienda que las mujeres premenopáusicas diagnosticadas con cáncer de mama con receptores de hormonas positivos en estadio temprano reciban tratamiento con tamoxifeno.
  • Cáncer de mama en estadio avanzado: Se recomienda que las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama de receptores con hormonas positivos en estadio avanzado (metastásico) reciban tratamiento con un inhibidor de la aromatasa si previamente habían seguido de 2 a 5 años de tamoxifeno, o cuando si el tumor no responde a tamoxifeno. Recientemente se ha modificado la posología de fulvestrant observando doblando la dosis previa, una mayor tasa de respuestas en primera o segunda línea de tratamiento.

¿Cuánto tiempo debe mantenerse la hormonoterapia?

El plazo durante el cual debes recibir la hormonoterapia depende de si se toma antes o después de la cirugía, del estadio del cáncer y de los efectos secundarios que se puedan experimentar.

Las mujeres postmenopáusicas que se someten a hormonoterapia DESPUÉS de la cirugía para el cáncer de mama con receptores de hormonas positivos en estadio temprano generalmente toman un medicamento de hormonoterapia durante 5 años. Esto es lo que se denomina hormonoterapia adyuvante. En algunos casos, el médico puede recomendar otro medicamento de hormonoterapia una vez cumplidos los 5 años del primero. Esto es lo que se conoce como hormonoterapia adyuvante prolongada. Los investigadores están analizando durante cuánto tiempo debe administrarse el segundo medicamento de hormonoterapia después de los 5 años del primero.

Las mujeres postmenopáusicas que se someten a hormonoterapia ANTES de la cirugía para el cáncer de mama con receptores de hormonas positivos en estadio temprano pueden tomar un medicamento de hormonoterapia durante 3 a 6 meses antes de la cirugía para reducir el tamaño del cáncer. Esto es hormonoterapia neoadyuvante. El plazo durante el cual se recibe hormonoterapia antes de la cirugía depende de cada situación particular, por lo que el plan de tratamiento puede ser muy distinto de una paciente a otra. Se puede recomendar la hormonoterapia antes de la cirugía si el tumor es grande.

Las mujeres premenopáusicas o postmenopáusicas que se someten a hormonoterapia para el cáncer de mama con receptores de hormonas positivos en estadio avanzado (metastásico) generalmente reciben la hormonoterapia mientras sea respondedora. Si el cáncer ya no responde a un medicamento de hormonoterapia, por lo general, el médico recomendará otro medicamento.

Todos los medicamentos de hormonoterapia EXCEPTO fulvestrant que es intramuscular,  son píldoras que se toman una vez al día. La mayoría de los médicos recomiendan tomar el medicamento de hormonoterapia a la misma hora cada día para que no olvidar la toma. Los medicamentos de hormonoterapia se pueden tomar con o sin alimentos.

Les dejo con un video traducido del inglés sobre cómo actúan todos estos fármacos



lunes, 27 de mayo de 2013

Semana sin humo



Del 27 al 31 de Marzo se celebra la SEMANA SIN HUMO. Los efectos de la concienciación de la población a abandonar este hábito está comenzando a dar sus frutos con un descenso de los tumores que están relacionados directamente con el tabaco. Por ello no debemos bajar la guardia y nuestro camino debe seguir en esta dirección. Ya hace unos meses, en una de las entradas a este blog con más visitas las distintas herramientas que disponemos hoy día para dejar de fumar. Hoy les voy a exponer varios videos que de alguna manera pretenden promover el abandono del tabaquismo.

El primero de ellos es sorprendente tanto en su inicio como en su desenlace y se titula "Niños fumadores"




El segundo video es de la Dra. Aurora López LLanes, otorrinolaringóloga en el Hospital de Torrevieja y autora de un blog que recomiendo por su calidad en "El Otoblog" y que nos habla de la relación del tabaco con el cáncer de laringe. 





Os presento un tercer video de 2007 de la AECC titulado: "Tabaco: No gracias" que habla utilizando viñetas y anuncios haciéndonos saber cómo actúa el tabaco, sus mitos y cómo representa la primera causa de muerte evitable en los países industrializados. Muy aleccionador.






Espero que sea de ayuda para aquellos que todavía están fumando y desean dejarlo. Esta es su oportunidad.

sábado, 25 de mayo de 2013

El "Slow Style"




La mayoría de los que pertenecemos a una cultura occidental, vivimos bajo mucha presión, competitividad, prisas e hiperactividad. El tiempo nos pasa por encima casi sin darnos cuenta y -al menos esa es mi impresión- con el paso de los años la velocidad a la que pasan los días, los meses y los años empieza a darme vértigo. Estamos inmersos en la "cultura del hacer", de estar siempre ocupados, sin contemplar ni por asomo la posibilidad de ir despacio y de parar. Está hasta mal visto el hecho de simplemente tener momentos para no hacer absolutamente nada o de aburrirse. Nos incomoda el silencio y la espera.

Desde el alba nos levantamos a toda velocidad, muchos casi sin desayunar o tomando un café rápido. Si eres de los que tienes niños, los despiertas atizándoles con el tiempo justo para desayunar y llevarles al "cole". Todo de una forma cronometrada y sin posibilidad de contratiempos (algún olvido, algunos mocos sin pañuelo a mano o algún vómito inesperado). Conducimos deprisa y si tenemos delante a alguien que no va a la velocidad impuesta nos enojamos y le miramos como a un torpe que no sabe ir por la vida. Vamos corriendo a trabajar donde nos espera más presión, más prisa. A veces se te exige el imposible don de la ubicuidad, de la multitarea, de la resolución rápida de problemas. Se amontonan las cosas pendientes a cumplir en espacio de corto de tiempo y te estresas porque no llegas. Acabas tu trabajo y engulles a toda prisa cualquier cosa que encuentras en la nevera. Vas a buscar a tus hijos al "cole" para llevarles con el tiempo cronometrado a las actividades extraescolares. Los recoges. Una vez en casa toca hacer deberes con ellos, preparar baños y la cena. Les cuentas un cuento (si puedes) y les acuestas. Y te vas a la cama rendida. Y así un día tras otro. Incluso muchos fines de semana también tienes tareas pendientes que hacer a toda velocidad.

Sería muy bueno y saludable apuntarnos de vez en cuando al "movimiento slow" . Me parece fantástico encontrar momentos para darse un baño relajante, tomar el desayuno con tranquilidad saboreando sus ingredientes, contemplar el amanecer, conducir sin prisas ni agobios, encontrar momentos para meditar, reflexionar, leer despacio, inspirarse, crear, escuchar música o el canto de los pájaros en primavera, comer o cenar degustando y sin prisas, conversar tranquilamente con amigos o familiares, etc. En definitiva de DISFRUTAR. Según Carl Honoré cuando reducimos la velocidad somos capaces de sentir con mayor claridad. Y si sientes más, piensas y te angustias menos. VIVIR DEPRISA NO ES VIVIR ES SOBREVIVIR.

Nuestro cuerpo cuando enferma muchas veces nos envía señales de que debemos precisamente hacer eso: PARAR. Me lo dicen muchos pacientes tras superar una enfermedad como el cáncer. Se pueden hacer muchas cosas, pero no necesariamente siempre hemos de correr para alcanzarlas. Hemos de permitirnos el hecho de HOMENAJEARNOS, de premiarnos, de hacernos felices con momentos lentos y dejarnos fluir sin más. Yo me apunto ¿Y tú?




miércoles, 22 de mayo de 2013

¿Es mejor decir lo que uno piensa o pensar lo que uno dice?


Si esta pregunta me la formularán personalmente me decantaría en contestar en que es mejor pensar lo que uno dice. Quizá sea porque mi estilo de aprendizaje es fundamentalmente reflexivo. O quizá sea porque creo firmemente en el poder tremendo que tiene la palabra. O puede que sea porque como mujer utilizo de forma preferente más la inteligencia auditiva, que la visual o cinestésica. Sea cual sea la razón, la forma en la que nos comunicamos nos define y afecta en nuestra relación con los demás. 

He querido hacer esta reflexión ya que muchos de los equívocos que se producen en nuestra comunicación ocurren como consecuencia de no pensar bien lo que se dice y decir directamente lo que uno piensa. 

Pongamos ejemplos gráficos sobre la importancia de utilización de la palabra. No es lo mismo llamarle a alguien "flaco" que "delgado", o por el contrario llamarle "gordo" en lugar de "fuerte" o "robusto". Queriendo decir lo mismo, los matices pueden hacer que el receptor de nuestro mensaje lo reciba de una forma positiva o no, pues hay palabras que tienen connotaciones muy negativas. Cuando nos dirigimos hacia una patología, podemos por ejemplo decirle al paciente que va a ser "impotente" a consecuencia de un tratamiento, pero si le decimos que puede sufrir una "disfunción eréctil", la percepción puede cambiar, se suaviza el eventual problema.

Tenemos la gran suerte de que nuestra lengua española es muy rica en vocabulario y en matices, en ocasiones sutiles, en otras importantes. Hemos de procurar buscar sinónimos o formas diferentes de explicarnos para mejorar de una forma asombrosa nuestra comunicación. Las palabras tienen un alto poder de sugestión. Hemos de aprender a emplearlas correctamente. Hemos de buscar más la calidad del lenguaje que su cantidad.

En reiteradas ocasiones se me ha preguntado en cómo les hablo a los pacientes oncológicos sobre su enfermedad y si digo la verdad. en referencia a ella. La respuesta es SÍ. El paciente confía en nosotros y en consecuencia no debemos defraudar esa confianza. Eso no significa, sin embargo, que tenga que cometer "sincericidios". La verdad dada de forma cruda puede resultar difícil de digerir y, a mi parecer, hay que cocinarla o aderezarla convenientemente manteniendo siempre una máxima: no permitir cerrar puertas a la ESPERANZA, sea cual sea el desenlace esperable. En mi experiencia puedo decir que nos equivocamos con cierta frecuencia en el pronóstico. Puede ser extremadamente cruel y doloroso hablar de cifras estadísticas. Se dice que hay verdades, mentiras y estadísticas. Y es cierto. Pongamos por caso que un paciente presenta un 1% de posibilidades de salir adelante. Si a nuestro paciente le toca ese 1% para él será el 100%. Da igual que tuviera un 99% de posibilidades en su contra. ¿Merece entonces la pena decir una cifra? A menos que me la pidan expresamente, creo que no. Podemos decir que las cosas no están yendo bien, pero que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano por mejorarle. Un médico no debe olvidar que podemos "CURAR A VECES, ALIVIAR CON FRECUENCIA PERO CONSOLAR SIEMPRE". Recomiendo a mis colegas la lectura de esta exposición de la psicooncóloga Ariadna González en su blog Psicooncología para pacientes, titulado: "Dímelo, pero dímelo bien. Cómo comunicar malas noticias y no perecer en el intento. Protocolo de 6 pasos. Guía básica para profesionales".

No sólo fallamos en nuestra comunicación con los pacientes. También lo hacemos a la hora de comunicarnos con nuestros colegas y ello conlleva malentendidos, disputas hirientes, menosprecios y conflictos poco productivos. Así restamos, no sumamos. Es bueno el debate, la deliberación, la argumentación, el sopesar los pros y contras por el bien del paciente, pero siempre desde el respeto y ayuda mútua, desde la cordialidad y la crítica constructiva. Así sumamos y no restamos ¿No creen que así ganamos todos? Cuidemos entonces nuestra comunicación.




lunes, 20 de mayo de 2013

El síndrome de Damocles

Damocles fue al parecer un cortesano excesivamente adulador en la corte de Dionisio II, un tirano de Siracusa (Sicilia) del siglo IV a. C. Propagó que Dionisio era realmente afortunado al disponer de tanto poder y riqueza. Dionisio, deseoso de escarmentar a su adulador cortesano, se ofreció para intercambiarse con él por un día, de forma que pudiera disfrutar de primera mano su suerte. Esa misma tarde se celebró un banquete donde Damocles gozó como un rey. Sólo al final de la comida miró hacia arriba y reparó en la afilada espada que colgaba atada por un único pelo de crin de caballo directamente sobre su cabeza. Inmediatamente se le quitaron las ganas de los apetitosos manjares y las bellas muchachas, y pidió a Dionisio abandonar su puesto, diciendo que ya no quería seguir siendo tan afortunado.

La espada de Damocles es una frase acuñada en alusión a este cuento para ejemplificar el peligro que entrañan algunas situaciones amenazantes.


El denominado "Sindrome de Damocles" ocurre con frecuencia en los pacientes oncológicos, pues sentir incertidumbre después de haber superado un cáncer puede considerarse normal. Sin embargo ese miedo a la recaída de su enfermedad puede llegar a provocar gran ansiedad y convertirse en patológico.

El síndrome de la espada de Damocles podría definirse como un miedo desmesurado a la recaída de la enfermedad. Como dice mi psiconcóloga de cabecera, Inmaculada Martínez, los pacientes se sienten durante el proceso de tratamiento como funambulistas de un circo, pero con una red debajo que les protege. Pasan entonces de un lado al otro de la cuerda floja optimistas, fuertes, sin miedo, pues tienen la certeza de que si caen no se harán daño y caerán sobre la red. Una vez superada la fase de tratamientos, los pacientes caminan por esa misma cuerda floja, pero esta vez no tienen la red o la "protección del tratamiento activo". Sienten estar en una montaña rusa cada vez que tienen que hacerse un chequeo médico o hacerse una prueba de rutina. Y es aquí donde puede empezar el problema.

Los pacientes oncológicos viven generalmente con gran desconcierto el proceso de la enfermedad. Al finalizar los tratamientos lo lógico parece que sería recuperar su vida anterior, pero ello no siempre ocurre de manera tan sencilla. Los temores se inician cuando aparecen síntomas de cualquier otra enfermedad común y se comienza a pensar con la idea de que quizás el tumor haya reaparecido o pueda haber una metástasis. También sucede cuando al ser informados de un nuevo caso en alguien conocido o cercano o cuando alguna de ellas fallece. Es habitual pensar en ello cuando se acerca la fecha de la revisión. Se reconoce como patológico cuando ese temor nos domina y no nos permite una vida normal.


Vivimos muchas veces condicionados por la idea de controlar todo nuestro mundo. El supuesto control nos da seguridad y estabilidad. Recuperar la normalidad y aprender a vivir con la idea de que quizás el cáncer vuelva no es nada sencillo, pero no por ello imposible. Lo importante es tomar conciencia de que algo ocurre en nuestro interior y que con ayuda podemos tomar nuevamente las riendas de nuestra vida.


Hay algunos pacientes viven la experiencia de la enfermedad con otro prisma, como una revelación, a pesar de la dureza del proceso, comprenden que el aprendizaje y la experiencia obtenidas son irremplazables y que difícilmente adquiridas con cualquier otro hecho vivido. Aprender a manejar nuestras emociones, plantarle cara al miedo, expresar la rabia y la ira acumulada, puede conseguirse a través de ayuda psicológica o grupos de apoyo. Lo importante es no olvidar y que pase lo que pase saber que no estamos solos.

El cáncer ha pasado a ser una de las epidemias de este siglo, el mensaje positivo es que es curable en muchos de los casos. No debemos olvidar la importancia de autocuidarse en todos los sentidos, de apuntarse a una vida sana física y emocionalmente hablando y sobre todo aprender a vivir la vida aquí y ahora, en el momento presente, porque es lo verdaderamente nuestro y lo que debemos disfrutar plenamente. El pasado ya pasó y el futuro está aún por venir.



Canción: FIERA de Funambulista



 

domingo, 19 de mayo de 2013

Cineterapia oncológica: Quédate a mi lado, EEUU, Chris Columbus 1998



Quédate a mi lado es una película estadounidense de comedia-drama, dirigida por Chris Columbus y estrenada en 1998. Las protagonistas son Julia Roberts y Susan Sarandon. Isabel es una fotógrafa de moda que sólo piensa en su carrera pero que también se ve en la obligación de ocuparse de los hijos de su novio y compañero Luke: su hija Anna de doce años y su hijo Ben de siete.

Isabel intenta que los hijos de él se encuentren cómodamente junto a ella, pero no lo consigue, más con Ben que con Anna. A esto también se le añaden las continuas disputas entre ella y Jackie, la madre biológica, que considera que es superior en todo. Ella le reprocha todo ya que cree que Isabel es la culpable de haberle robado su matrimonio, pero cada vez Jackie se encuentra más débil a causa de un tumor que tiene y no puede atender a todas las cosas que requieren sus hijos, por lo tanto, Isabel se tiene que ocupar más de los niños y a consecuencia de esto pierde su trabajo. Al final las dos están condenadas a entenderse y van encontrando un equilibrio hasta que al final se hacen amigas, Jackie sabe que va a morir de cáncer y decide explicarle un poco el pasado de sus hijos, ya que ella se hará cargo de su futuro.

La película está dedicada a la memoria de Irene Columbus, la madre del director, quien en el año anterior a la película murió de cáncer. La canción que canta Isabel a Ben en el hospital es "If I needed you", que fue publicada por Lyle Lovett (ex esposo de Julia Roberts) en su álbum de 1998 Step inside this house. La hija de Chris Columbus, Eleanor, aparece como la niña pequeña de las clases de ballet, pero no sale en los créditos. "Ain't no mountain high enough", canción incluida en la banda sonora de la película, es una colaboración de Marvin Gaye y Tammi Terrell, quien falleció en 1970 a causa de un tumor cerebral.

La película completa sólo la he podido encontrar en inglés en You Tube. También os doy el enlace para descargarla en castellano. Resulta realmente emotiva la escena final (subtitulada al español) de la película, en la que Jackie prepara a sus hijos para que asuman, en un previsible corto futuro, el duelo lo mejor posible con mensajes muy contundentes y trascendentes. La canción "Ain't no mountain high enough" me retrotrae a felices épocas pasadas y resulta muy inspiradora para superar los trances difíciles. 







LETRA: Ain't no mountain high enough

Listen, baby
Ain't no mountain high
Ain't no vally low
Ain't no river wide enough, baby

If you need me, call me
No matter where you are
No matter how far
Just call my name
I'll be there in a hurry
You don't have to worry

'Cause baby,
There ain't no mountain high enough
Ain't no valley low enough
Ain't no river wide enough
To keep me from getting to you

Remember the day
I set you free
I told you
You could always count on me
From that day on I made a vow
I'll be there when you want me
Some way,some how

'Cause baby,
There ain't no mountain high enough
Ain't no valley low enough
Ain't no river wide enough
To keep me from getting to you

No wind, no rain

My love is alive
Way down in my heart
Although we are miles apart
If you ever need a helping hand
I'll be there on the double
As fast as I can

Don't you know that
There ain't no mountain high enough
Ain't no valley low enough
Ain't no river wide enough
To keep me from getting to you

Don't you know that
There ain't no mountain high enough
Ain't no valley low enough
Ain't no river wide enough

TRADUCCIÓN:
Escucha, cariño
No hay ninguna montaña alta
No hay ningún valle bajo
No hay río lo suficientemente ancho, cariño

Si me necesitas, llámame
No importa donde se encuentre
No importa lo lejos que esté
Sólo tiene que llamarme por mi nombre
Estaré allí a toda prisa 
No tienes de qué preocuparte

Porque cariño,
No hay montaña lo suficientemente alta 
No hay valle lo suficientemente bajo
No hay río lo suficientemente ancho
Para evitar que llegue a ti

Acuérdate del día
Yo te liberaré
Te lo dije
Siempre puedes contar conmigo
Desde ese día me hice una promesa
Estaré ahí cuando tú quieras
 De alguna manera, de alguna forma

Porque cariño,
No hay montaña lo suficientemente alta 
No hay valle lo suficientemente bajo
No hay río lo suficientemente ancho
Para evitar que llegue a ti

No hay viento, no hay lluvia

Mi amor está vivo
Camino hacia mi corazón
Aunque estamos a kilómetros de distancia
Si alguna vez necesitas una mano amiga
Estaré allí en la esquina
Tan rápido como pueda

¿No sabes que
No hay montaña lo suficientemente alta 
No hay valle lo suficientemente bajo
No hay río lo suficientemente ancho
Para evitar que llegue a ti?

¿No sabes que
No hay montaña lo suficientemente alta 
No hay valle lo suficientemente bajo
No hay río lo suficientemente ancho?

sábado, 18 de mayo de 2013

50 sombras de Gy: ¿Qué es el daño pulmonar radioinducido?


El daño pulmonar radioinducido se define como un proceso inflamatorio pulmonar que se produce tras la exposición completa del pulmón o de una parte muy concreta del mismo a la radiación ionizante. Así podemos ver esta toxicidad siempre que irradiemos un órgano cercano al tórax o que esté incluido en él como ocurre con la irradiación de los tumores de mama, los tumores de cabeza y cuello, los linfomas que impliquen al mediastino,  los timomas, los tumores de esófago y los tumores pulmonares.

Formas de presentación:
  • Neumonitis rádica: Es el daño pulmonar radioinducido agudo y suele aparecer a los 2-3 meses tras la radioterapia y puede persistir hasta 7 meses tras ella.
  • Fibrosis pulmonar: Es el daño pulmonar radioinducido crónico aparece a partir del año de la irradiación. Podríamos decir que es una "cicatriz" pulmonar que deja la irradiación a este nivel.
¿Por qué se produce?
El tejido pulmonar es particularmente radiosensible. Podríamos decir que el pulmón está compuesto por un sistema de pequeños conductos ramificados acompañados de vasos sanguíneos que finalmente desembocan en los alveólos, unos pequeños sacos esponjosos donde se produce el intercambio de gases.

En el dibujo se representa lo que sería la unidad funcional del pulmón, el acino pulmonar que incluye el bronquiolo terminal y los bronquiolos respiratorios que finalizan en el saco alveolar y cada uno de éstos contiene muchos alveólos. 
Pues bien, tras la irradiación de estos acinos se produce un período latente que puede durar de 3 semanas o varios meses en los que no se objetiva ningún daño clínico, radiológico ni tampoco histológico (es decir, no vemos daños en el tejido pulmonar si hiciésemos una biopsia). Tras superar ese período pueden verse unos cambios inflamatorios en el tejido pulmonar: pérdida de neumocitos, pérdida de surfactante pulmonar y de una membrana de proteoglicanos produciendo un aumento de la permeabilidad capilar y también destruyéndose parte de esos pequeños capilares. Estos cambios agudos o neumonitis rádica pueden regresar hacia la normalidad o bien pueden evolucionar hacia un daño crónico o fibrosis pulmonar. Ésta se caracteriza por la aparición de depósitos de colágeno en la pared alveolar o bien en el propio espacio alveolar Es importante saber que para que este daño pulmonar se traduzca clínicamente, es decir, produzca síntomas, debe haber un número crítico de acinos destruidos por la radiación.
 
Grados neumonitis rádica:
  • Grado I: El paciente está asintomático y el diagnóstico es radiológico.
  • Grado II: El paciente está levemente sintomático (tos seca), pero los síntomas no interfieren en las actividades básicas de la vida diaria
  • Grado III: El paciente muestra síntomas que interfieren en las actividades básicas de su vida diaria, precisando oxigenoterapia varias horas al día.
  • Grado IV: Se produce una insuficiencia respiratoria severa precisando oxigenoterapia 24 horas o incluso soporte ventilatorio.
Factores de riesgo: (Extraídos de este artículo médico)
  • Volumen y dosis de radiación: Éste es un dato que los radioncólogos tenemos muy en cuenta a la hora de planificar la radioterapia. Durante el proceso de planificación se intenta que haya el menor volumen de tejido pulmonar sano que reciba una dosis crítica de radiación. Utilizamos además fórmulas (NTCP) que predicen la probabilidad de tener esta complicación.
  • Edad: Los pacientes con edades superiores a los 70 años parecen ser más susceptibles a padecer esta complicación.
  • Localización pulmonar: La irradiación del volumen pulmonar medio e inferior aumenta más el riesgo de neumonitis que la irradiación de la parte superior o vértices pulmonares.
  • Tabaquismo: Resulta curioso, pero parece que los fumadores presentan una discreta menor frecuencia de neumonitis rádica que los no fumadores. En cualquier caso, los síntomas que presentan los fumadores son muy parecidos a la neumonitis lo cual puede llevar a resultados algo contradictorios.
  • Morbilidad pulmonar: Tanto las enfermedades pulmonares crónicas como las cardíacas pueden dar lugar a un aumento de la toxicidad pulmonar por radiación debido a que "llueve sobre mojado" y hay un volumen crítico de pulmón que al verse afectado puede precipitar los síntomas de la neumonitis. Los pacientes con una capacidad vital pulmonar limitada de base tienen un mayor riesgo.
  • Quimioterapia previa: Resulta sorprendente, pero en los estudios sobre el tema, la quimioterapia secuencial, es decir, previa a la radioterapia aparece como un factor que aumenta la toxicidad pulmonar frente a la quimioterapia concomitante (dada en el mismo tiempo que la radioterapia). Como indica el estudio referenciado, es difícil sacar conclusiones sobre estos resultados, pues puede que haya un sesgo en el tipo de pacientes tratados de una forma o de otra y por tanto no se pueden comparar. Otra explicación sería que la quimioterapia previa podría aumentar la radiosensibilidad pulmonar ya que se dan dosis más altas que en las formas concomitantes.
Clínica: 
  • La mayor parte de los pacientes que presentan una neumonitis rádica están asintomáticos y son diagnosticados a través de pruebas radiológicas de control. En ellas se observa de forma característica una opacidad pulmonar o "infiltrado rectilíneo" que parece dibujar el campo de irradiación (tal y como muestra la radiografía de arriba)
  • Tos seca persistente
  • Fiebre
  • Disnea subaguda o aguda
  • Insuficiencia respiratoria
Tratamiento:  
  • Los corticosteroides orales han sido el pilar del tratamiento de la neumonitis por radiación, a menudo con resultados muy buenos con una tasa de respuestas de hasta el 80% en la mejora de los síntomas. Sin embargo, los corticosteroides no influyen en la supervivencia, incluso en pacientes que desarrollan neumonitis por radiación grave. La profilaxis con corticosteroides no se ha demostrado su eficacia, pero algunos estudios sugieren algún beneficio. 
  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) (utilizados para la hipertensión arterial) se ha demostrado que inhiben la neumonitis en un modelo animal. No hay todavía estudios que demuestren su eficacia en humanos. 
  • Los corticoides inhalados pueden minimizar los efectos secundarios de los corticoides orales y se utilizan de forma rutinaria en el tratamiento del asma. Los esteroides inhalados se están utilizando de forma creciente para el tratamiento de otras enfermedades pulmonares tradicionalmente tratados con esteroides sistémicos.
  • Si existe insuficiencia respiratoria acompañante se deberá asociar oxigenoterapia y otros tratamientos inhalados de soporte.  
 
 

 

martes, 14 de mayo de 2013

La decisión de Angelina Jolie


Ya he comentado en otras ocasiones que desde que escribo en este blog los ángeles me persiguen. Esta vez lo ha hecho en forma de Angelina Jolie. Casualmente mientras estaba en Twitter me he encontrado con un "tuit" del periodista Carlos Alsina (de la que soy fan, follower, lectora y escuchante de su excelente programa de radio La Brújula) en el que hacía referencia a un artículo periodístico publicado hoy en el New York Times, titulado "My Medical Choice". A lo que Carlos añadía: La mastectomía de Angelina Jolie contada por ella misma. Desde su enlace he leído de forma autobiográfica su experiencia y me parecido francamente de una gran valentía, pues nos tiene más acostumbrados a verla en la alfombra roja o en el papel "cuché", en forma de superestrella e incluso una envidiada "sex symbol". Como decía en mi entrada anterior, los modelos son importantes y ella como modelo ha explicado desde su perspectiva el proceso de la decisión de someterse a una doble mastectomía profiláctica explicando su riesgo heredado al ser portadora del gen  BRCA1, detectado a través de pruebas de Consejo Genético.

Les dejo con la traducción del artículo de hoy en el NY Times:

"Mi elección médica
MI MADRE luchó contra el cáncer desde hace casi una década, y murió a los 56 años. Extendió el tiempo lo suficiente para cumplir con el primero de sus nietos y para mantenerlo en sus brazos. Pero mis otros hijos nunca tendrán la oportunidad de conocer y experimentar lo encantadora y graciosa que era.

A menudo hablamos de "la mamá de mamá", y me encuentro a mí misma tratando de explicar la enfermedad que se la llevó lejos de nosotros. Ellos han preguntado si eso mismo podría sucederme a mí. Yo siempre les he dicho que no se preocuparan, pero la verdad es que llevo un gen "defectuoso", el BRCA1, que aumenta bruscamente mi riesgo de desarrollar cáncer de mama y cáncer de ovario.


Mis médicos estimaron que tenía un riesgo 87% de padecer un cáncer de mama y un riesgo del 50% de padecer un cáncer de ovario, aunque el riesgo es diferente en cada mujer.


Sólo una fracción de los cánceres de mama resultado de una mutación genética es heredada. Las personas con un defecto en el gen BRCA1 tienen un porcentaje de riesgo de contraerla de un 65% de promedio.


Una vez que supe que esta era mi realidad, decidí tomar la iniciativa y reducir al mínimo el riesgo lo más que pude. He tomado la decisión de hacerme una doble mastectomía preventiva. Empecé con los pechos, ya que mi riesgo de cáncer de mama es más alto que mi riesgo de cáncer de ovario, y la cirugía es más compleja.


El 27 de abril, he terminado los tres meses de los procedimientos médicos que las mastectomías me han involucrado. Durante ese tiempo he sido capaz de mantener este hecho en privado y continuar con mi trabajo.


Pero yo estoy escribiendo ahora porque espero que otras mujeres puedan beneficiarse de mi experiencia. El cáncer es todavía una palabra que provoca temor en los corazones de las personas, produciendo un profundo sentimiento de impotencia. Pero hoy en día es posible encontrar a través de un análisis de sangre si usted es altamente susceptible de tener un cáncer de mama y ovario, y luego tomar una acción.


Mi propio proceso se inició el 2 de febrero con un procedimiento conocido como "separación del pezón", que descarta la enfermedad en los conductos mamarios detrás del pezón y dibuja el exceso de flujo sanguíneo a la zona. Esto causa un poco de dolor y un montón de moratones, pero aumenta la posibilidad de salvar el pezón.


Dos semanas más tarde se realizó la cirugía mayor, donde se extrajo el tejido mamario y se pusieron unos rellenos temporales. La operación puede durar ocho horas. Te despiertas con tubos de drenaje y expansores en tos pechos. Te sientes como una escena de una película de ciencia-ficción. Sin embargo, días después de la cirugía, puedes volver a una vida normal.


Nueve semanas más tarde, la cirugía final se completa con la reconstrucción de las mamas con un implante. Han habido muchos avances en este procedimiento en los últimos años, y los resultados pueden ser hermosos.


Yo quería escribir esto para decirle a otras mujeres que la decisión de someterse a una mastectomía no era fácil. Pero es que yo estoy muy contenta de haberlo hecho. Mis posibilidades de desarrollar cáncer de mama se redujo del 87% a menos del 5%. Puedo decirles a mis hijos que ellos no tienen que temer que me vayan a perder por el cáncer de mama.


Es tranquilizador ver que ellos no perciben nada que les haga sentirse incómodos. Pueden ver mis cicatrices pequeñas y eso es todo. Todo lo demás es mamá, lo mismo que siempre fue. Y saben que les quiero y haré cualquier cosa para estar con ellos todo el tiempo que pueda. En lo personal, no me siento menos  mujer. Me siento empoderada, ya que obtuve una buena opción que de ninguna manera disminuye mi femineidad.


Tengo la suerte de tener una pareja, Brad Pitt, que es tan cariñoso y solidario. Así que para cualquier persona que tenga una esposa o novia que está en este proceso han de saber que ellos son una parte muy importante de la transición. Brad estaba en el Pink Lotus Breast Center , donde fui tratada minuto a minuto tras las cirugías. Nos las arreglamos para encontrar momentos para reír juntos. Sabíamos que esto era lo correcto para nuestra familia y que nos acerca. Y lo ha hecho.


Para cualquier mujer que lee esto, espero que le ayude a saber que tiene opciones. Quiero animar a todas las mujeres, especialmente si usted tiene un historial familiar de cáncer de mama o de ovario, de buscar los expertos en información y médicos que le pueden ayudar a usted en este aspecto de su vida, y de tomar sus propias decisiones estando bien informadas.


Reconozco que hay muchos médicos holísticos maravillosos que trabajan en alternativas a la cirugía. Mi propio régimen será publicado oportunamente en el sitio Web del
Pink Lotus Breast Center. Espero que esto sea útil a otras mujeres.

El cáncer de mama mata a sólo a unas 458.000 personas cada año, según la Organización Mundial de la Salud, sobre todo en países con bajos y medianos ingresos. Tiene que ser una prioridad para garantizar que más mujeres puedan acceder a las pruebas genéticas y el tratamiento preventivo para salvar vidas, cualquiera que sea su forma y el fondo, dondequiera que vivan. El coste de las pruebas de BRCA1 y BRCA2, es de más de 3.000 dólares en los Estados Unidos y sigue siendo un obstáculo para muchas mujeres.


Opto por no mantener mi historia en privado porque hay muchas mujeres que no saben que podrían estar viviendo bajo la sombra del cáncer. Tengo la esperanza de que ellas, también, puedan hacerse la prueba genética, y que si tienen un alto riesgo de que ellos también sepan que tienen opciones fuertes.


La vida viene con muchos desafíos. Los que no nos debe asustar son los que podemos asumir y tomar el control de ellos"


Angelina Jolie es una actriz y directora.

La noticia también ha sido publicada hoy en El País.



domingo, 12 de mayo de 2013

Los famosos también padecen cáncer

 

Una de las primeras formas de aprendizaje que tenemos los humanos es a través de la imitación de modelos o referentes. Los que somos padres vemos que los niños nos ven como alguien a imitar, es increíble como copian nuestros gestos, nuestras actitudes, hasta nuestro modo de hablar. A medida que crecen van apareciendo en su camino otros modelos: profesores, amigos y los ídolos. Estos ídolos pueden ser deportistas, cantantes y otros personajes populares.

Cualquiera de estos "campeones" llevan un halo idealista que los hace especiales, diferentes e incluso me atrevería a decir mágicos, ya que muchos de ellos representan valores que son importantes para nosotros. Así, cuando uno de ellos cae enfermo de cáncer, su forma de afrontar la enfermedad puede repercutir en muchos otros enfermos que puedan sentirse identificados por vivir una situación similar.

Admito que no soy futbolera, pero el ejemplo de Eric Abidal, jugador del FC Barcelona consiguió ponerme la piel de gallina. Ver la ovación del público y de sus compañeros al volver a jugar tras superar un cáncer hepático y un trasplante con la entereza que él ha demostrado fue tremendamente emotiva. Por un lado se encontraba él con su espíritu de superación y por otro lado el reconocimiento a ese esfuerzo por parte de los demás. Un buen ejemplo sin duda.


Podría poner, desgraciadamente, muchos ejemplos de gente famosa que ha pasado por la experiencia de vivir con el cáncer. Algunos de ellos con más fortuna que otros. Como dice un proverbio chino: "No podemos dirigir la dirección del viento, pero sí las velas de nuestro barco". Así, sea cual sea el desenlace final lo verdaderamente importante es la forma en que cada uno de estos personajes públicos dirige su camino, pues ese camino es el que puede ser ejemplar para muchos de los que han pasado, están pasando o pasarán por una situación similar.

Kylie Minogue bien podría ser otro ejemplo. Recibió el pasado día 2 de Mayo un Premio al Valor. Ocho años después de que se le diagnosticara un cáncer de mama, se le entregaba dicho premio. Es un premio anual que se entrega en beneficio de la Investigación del Cáncer de la Mujer FEI. El anuncio de su cáncer de mama hizo que la cantante dejara a un lado el mundo de la canción para recuperarse. Ella llegó a confesar que cuando se lucha contra el cáncer no se puede ser constantemente positiva. Su final ha sido feliz y en la entrega del premio fue muy apoyada por la diseñadora de moda Carolina Herrera, incluso por el cantante Bruno Mars. Kylie confesaba : "Yo soy una gran, gran fan, creo que Bruno es increíble". Kylie Minogue fue humilde, pues tuvo al principio reparos en aceptar el premio por considerar, que en el día a día hay personas con mucho más valor que ella. Al final pensó que la importancia del premio estaba representado en el propio premio y no en ella. Les dejo con su videografía del 25º aniversario de su carrera 1987-2012

 

viernes, 10 de mayo de 2013

El poder autosanador de escribir un blog



Hay días que como en la chica de la fotografía de arriba no tienes más remedio que colocarte la sonrisa aunque por dentro te sientas mal o incluso muy mal. Colocarse una sonrisa cuando las cosas van bien es relativamente fácil, sale por sí sola. Sin embargo, cuando las cosas no van bien sonreir es más difícil, pero practicando y aunque al principio salga la sonrisa forzada, tiene un poder mágico, sublime. Toda acción (en este caso la sonrisa) promueve de forma inconsciente una emoción y ésta puede hacernos cambiar el signo de nuestro pensamiento o lenguaje interior.

Hay momentos también en nuestra vida profesional que se hace complicado este ejercicio, especialmente cuando tienes delante pacientes que no han cumplido su ciclo vital, que tienen mil sueños por cumplir y ven seriamente amenazadas sus vidas por la enfermedad. Tenemos que mantenernos fuertes para sostenerlos con sus inquietudes, con su dolor y sus incertidumbres que le provocan sufrimiento. No podemos mostrarnos fríos o esquivos porque el paciente lo va a captar y nos necesita. Pensamos que si nos implicamos mucho no lo vamos a pasar bien y vamos a perder la objetividad necesaria para poder ayudarle. Mi consejo personal sería dejar hablar y escuchar sin juzgar, dejándose fluir y acompañándole. Simplemente con eso, ayudamos a que el propio paciente, muchas veces, obtenga respuestas a sus propias preguntas y se sienta confiado.

Hoy por ejemplo, he tenido en la consulta a un paciente de 60 y pocos años que ha debutado con una enfermedad avanzada de un cáncer de pulmón. Viene de un pueblecito de la zona de Aranda de Duero. Me contaba que era muy deportista, que hacía años había dejado de fumar, que se cuidaba, que había fumado poco y que ahora estaba disfrutando de su prejubilación. Venía por supuesto con dolor físico y emocional. El físico lo calmaba parcialmente con una medicación pautada. Le explico que la radioterapia es para aliviarle el dolor y que a lo mejor no tendrá que tomar tantos calmantes, que tendrá que desplazarse unos cuantos días y que los efectos secundarios van a ser probablemente leves. Viene flanqueado por su mujer y su hijo. Se nota que le quieren y le arropan. Empieza a contarme lo que le preocupa y se echa a llorar. Está más preocupado por su mujer, por lo que piensen los demás y por sus nietecitas que por él mismo (resulta paradójico, pero lo veo con frecuencia, pues se ven reflejados los asuntos pendientes y los miedos). La mujer me cuenta aspectos de su biografía que han sido muy duros, pero que ya ha atravesado y me dice que se siente fuerte para estar con él. Su hijo asiente y me dice que se va a coger unos días de vacaciones para acompañarle en el tratamiento. Despejamos dudas. Hacemos la simulación y la planificación del tratamiento. El lunes nos volvemos a ver para empezar.

Es curioso, pensaba que escribir este blog serviría para ayudar a pacientes a entender qué es esto de la radioterapia y para divulgar temas relacionados con la oncología. Pues resulta que estoy encontrando una forma de liberarme, pues ahora explicando esta historia autobiográfica, ese escozor interior se diluye al compartirlo y hace sentirme mejor. En una palabra, me estoy autoayudando.

Veo que no soy la única a la que me ocurre:

Salvador Casado en su blog expone:
Cuando un médico pierde un paciente no lo pasa bien, nada bien. Cuando el paciente sufre y el tratamiento va mal tampoco. Cuando los pacientes lloran en consulta, uno tras otro, muchas horas a la semana, algo se va rompiendo dentro del médico, algo sutil, frágil, liviano.
Los médicos no somos buenos mostrando sentimientos, generalmente no manejamos bien algunas mareas que la consulta y la profesión levantan. Viene bien recordar que hace muchos años literatura, arte y medicina solían ir de la mano. Viene bien recordar que escribir nos redime y ayuda a expresar el dolor que de otra forma corroería nuestra viguería interna. En el caso del que les escribe, este blog cumple en ocasiones esa función liberadora, una de las cosas que nos permite el verbo es encontrar serenidad al ser capaces de convertir en palabras paisajes interiores que nos resulta complicado vivir.
Hay que dejar salir las emociones. Siempre hay alguna forma para aliviarlas sin que nos cause daño a nosotros mismos ni  a los demás.


Otro ejemplo muy comentado en la red:

Mª José Alonso explica en su "post" La burbuja sus emociones con una paciente afecta de melanoma avanzado. Duro, emotivo y real. Se aprende mucho leyéndolo.

Como ven no soy la única que libera sus emociones con la palabra. El blog como dice Salvador está cumpliendo su función.

Les dejo con esta canción subtitulada de Freddy Mercury: "The show must go on"


miércoles, 8 de mayo de 2013

¿Qué es Enfermera Virtual?

 

 Ayer tuve la oportunidad de nuevo a través de la plataforma #teku2.0 de escuchar y ver por webcast  a los autores materiales del proyecto "Infermera Virtual": Gisel Fontanet y Marc Fortes La experiencia me pareció sumamente interesante y útil de cara a lo que ya he comentado en un anterior "post" sobre el "empoderamiento" de los pacientes a través de información de calidad, práctica, segura y confiable. Esta característica la pueden obtener en estos momentos los pacientes gracias a las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). La finalidad de esta web es llenar el hueco de información entre los períodos de atención presencial, es decir, toda aquella información que no hemos podido preguntar en la consulta por falta de tiempo, por olvidos, por pudor, o por cualquier otro motivo.

Detrás de este portal de información hay un gran trabajo de muchos profesionales de la salud, siempre desde el punto de vista del enfermo y no de la enfermedad, cosa que es de agradecer. Ya saben que comulgo con esta filosofía y me alegra ver que hay una comunidad de profesionales que caminan en esa dirección que a mi parecer es la más apropiada. El paciente puede obtener información según la etapa de la vida en que se encuentre, sus actividades de la vida diaria, sus problemas de salud y otros recursos con tutoríales, vídeos e incluso con apoyo de infografía. El formato es atractivo y sencillo de leer, como si fuera una ficha. La información es actualizada y revisada de forma muy rigurosa.

También cuenta con un apartado para profesionales, especialmente dirigido a enfermer@s sobre diversos temas de promoción de la salud y de autocuidado. 

Para mis pacientes oncológicos me he tomo la libertad de dejar aquí el link sobre radioterapia. Espero que les sirva de ayuda y complemente la información también contenida en este blog.

Les dejo con la canción que ayer clausuró la webcast de Tekuidamos.com titulada "Pa amb oli i sal" del grupo catalán (un guiño a mi tierra) Blaumut.



 

LETRA:
Fes una foto del terrat,
que des d’aquí puc veure Mart.
La roba estesa, el meu agost,
un camp d’espigues i cargols.
Esperarem que passi el fred
i sota l’arbre parlarem de tot.
Un bioritme elemental,
un mar d’antenes i animals.

Els astronautes volen baix,
els núvols passen com qui no diu res.
Amb les butxaques a les mans,
caminarem els passos d’altres peus.
Esmorzarem pa amb oli i sal,
ho vestirem amb unes copes de vi.
Deixant de banda la ciutat,
la tarda és llarga, i potser més, molt més, la nit.

Un altre lloc, un altre temps,
on parlarem amb altres déus.
El meu secret subtitulat,
camins d’arròs, camins de blat.
Esperarem que baixi el sol,
i sota l’arbre parlarem del temps.
Un bioritme elemental,
un tros de vida artificial.

Els astronautes volen baix,
els núvols passen com qui no diu res.
Amb les butxaques a les mans,
caminarem els passos d’altres peus.
Esmorzarem pa amb oli i sal,
ho vestirem amb unes copes de vi.
Deixant de banda la ciutat,
la tarda és llarga, i portser més, molt més, la nit.  


TRADUCCIÓN:
Haz una foto de la azotea,
que desde aquí puedo ver Marte.
La ropa tendida, mi agosto,
un campo de espigas y caracoles.
Esperaremos que pase el frío
y bajo el árbol hablaremos de todo.
Un biorritmo elemental,
un mar de antenas y animales.

Los astronautas vuelan bajo,
las nubes pasan como quien no dice nada.
Con los bolsillos en las manos,
caminaremos los pasos de otros pies.
Desayunaremos pan con aceite y sal,
lo vestiremos con unas copas de vino.
Dejando de lado la ciudad,
la tarde es larga, y puede que más, mucho más, la noche.

Otro lugar, otro tiempo,
donde hablaremos con otros dioses.
Mi secreto subtitulado,
caminos de arroz, caminos de trigo.
Esperamos que baje el sol,
y bajo el árbol hablaremos del tiempo.
Un biorritmo elemental,
un trozo de vida artificial.

Los astronautas vuelan bajo,
las nubes pasan como quien no dice nada.
Con los bolsillos en las manos,
caminaremos los pasos de otros pies.
Desayunaremos pan con aceite y sal,
lo vestiremos con unas copas de vino.
Dejando de lado la ciudad,
la tarde es larga, y puede que más, mucho más, la noche.