jueves, 31 de octubre de 2013

¿Truco o trato?



En nuestro actual mundo globalizado estamos asistiendo a la importanción también en nuestro país de la festividad de "Halloween". Esta palabra proviene de la contracción de All Hallows' Eve o 'Víspera de Todos los Santos', también conocido como Noche de Brujas o Noche de Difuntos. Es una fiesta de origen celta que se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sobretodo en países anglosajones y en algunos países de Centroamérica. Es una noche mágica y divertida para los niños que van con sus distraces fantasmagóricos: brujas, zombies y otros personajes muy "góticos" tan de moda hoy día, jugando a asustar y visitando al vecindario puerta a puerta pidiendo "truco o trato" para conseguir sus ansiadas golosinas. Representa en gran medida una forma de espantar a la muerte, a lo tétrico, a lo oscuro y convertirlo en algo que llama la curiosidad del niño. El miedo es un mecanismo de defensa fisiológico que ayuda a no ser temerarios, pero puede paralizarnos y no dejarnos avanzar.


Si en algún momento hemos de someter a un niño a una prueba radiológica o cualquier otra exploración médica, es natural que el niño reaccione con miedo, sea receloso, se ponga nervioso, llore, patalee y no se deje hacer. Claro está que depende del niño y de su edad, pero el miedo es libre. Pocas veces me ha tocado tratar con radioterapia a los niños (por fortuna) pero cuando me he visto en esa situación, quitarles el miedo y ofrecerles confianza era lo más difícil.



Con estas simpáticas imágenes de una TAC "tuneada" en forma de barco pirata del Hospital para Niños de Nueva York "Morgan Stanley" demuestro que se pueden diseñar TACs para que los niños sufran el menor trauma posible. En realidad no hay ningún juguete en esta sala radiológica, pero a los niños tienen la sensación de que van a entrar en un bonito parque de atracciones, están más predispuestos a hacerse la prueba, se consigue disminuir el nivel de ansiedad y muy posiblemente el número de sedaciones y procedimientos anestésicos. Tanto es el éxito de esta curiosa iniciativa, que el diseño no sólo ha resultado muy positivo entre los niños, sino que también hay gran número de pacientes entre 17 y 21 años solicitan hacerse un "Escáner Pirata". Yo, la verdad, también me lo haría. Una bonita forma de ayudar a los más pequeños y un fantástico gesto para hacerles su estancia en el hospital más feliz.


 

Aquí les muestro otras instantáneas de otras TAC similares que he encontrado en la red:

Un submarino


Un acuario


Una gammacámara de Medicina Nuclear en la selva


Bonitas instantáneas ¿verdad? Les dejo con un video que en su época impactó por su estética y puesta en escena y a mi en su día me dejó boquiabierta. El famoso "Thriller" de Michael Jackson. ¡Que pasen una noche de miedo!



miércoles, 30 de octubre de 2013

Ejercicio físico y sus beneficios contra el cáncer

 

Hace unos días saltaba la noticia publicada en el British Medical Journal de que el ejercicio físico tiene una eficacia terapéutica potencialmente tan eficaz como los medicamentos en la prevención y tratamiento de las enfermedades cardiovasculares.

Se observa cada vez más un paralelismo entre los factores de riesgo cardiovascular y el riesgo de padecer cáncer, por lo que posiblemente al modificar en sentido positivo nuestro estilo de vida podemos intervenir en una mejora en ambos grupos de enfermedades.

Son muchos los estudios que están confirmando los beneficios del ejercicio físico en el cáncer, arrojando interesantes conclusiones. El ejercicio es una de las medidas más significativas que se pueden tomar para protegerse de muchos tipos de cáncer. Hasta una tercera parte de las muertes vinculadas al cáncer en dos de los tipos de cáncer más comunes, el cáncer de mama y de colon, están relacionadas con la obesidad y con un estilo de vida sedentario.


El ejercicio también puede jugar un papel muy importante en la prevención del cáncer. La mayoría de los cánceres son producto de factores relacionados con el estilo de vida, y no tanto con la genética. Reducir el  perímetro abdominal se relaciona con un menor riesgo de padecer cáncer de mama. Más de 24 estudios han demostrado que el riesgo de cáncer de mama de las mujeres que hacen ejercicio es de 30% a 40% menor que el de las mujeres con un estilo de vida sedentario. Los estrógenos (hormonas femeninas) juegan un papel muy importante. Las mujeres con altos niveles de estrógenos en la sangre tienen un riesgo mayor de cáncer de mama. Como con el ejercicio se disminuyen esos niveles en sangre, consecuentemente se produce una disminuición en el riesgo. El ejercicio también reduce la insulina en sangre, factor conocido que también contribuye al desarrollo del cáncer.

Incluso las mujeres post-menopáusicas tienen que preocuparse por el estrógeno porque sus células grasas producen dicha hormona. Las mujeres que hacen ejercicio de forma regular tienen menos grasa y, por lo tanto, producen menos estrógeno. Cada año se descubren más de 20.000 casos nuevos de cáncer de mama en España. La prevención del cáncer mediante el ejercicio es una de las mejores maneras de tomar el control de su salud. De todo lo anteriormente expuesto nace "Women in Motion", un proyecto de investigación pionero en Europa, realizado por el INEF de la Universidad Politécnica de Madrid, en colaboración con la Asociación de Cáncer de Mama de Madrid (ASCAMA). Este programa tiene como objetivo estudiar la influencia del ejercicio aeróbico moderado en la calidad de vida de las mujeres con Cáncer de Mama.

El ejercicio juega un papel muy significativo en la prevención del cáncer de colon y recto. Es alentador saber que más de 36 estudios demuestran que las personas que se ejercitan reducen su riesgo de cáncer de colon en un 20% o más, en comparación con aquellas que son sedentarias. Los beneficios del ejercicio pueden notarse tanto en hombres como en mujeres, aunque el efecto es más significativo en los hombres.

Se cree que los cambios en los ácidos digestivos y otras sustancias que se producen con el ejercicio ofrecen un tipo de protección contra el cáncer de colon. La reducción de la grasa corporal, la insulina y otros factores de desarrollo del cáncer también podrían contribuir a la reducción del riesgo de cáncer de colon en quienes hacen ejercicio. Los estudios recientes revelan cómo la actividad física disminuye el riesgo de cáncer, desde la reducción de la inflamación crónica hasta la mejora en la reparación del ADN.

Pero ¿cuánto ejercicio es necesario realizar? Una buena meta de ejercicio es 30 minutos al día, casi todos los días de la semana. Para obtener más beneficios aún, es bueno el ejercicio moderado durante una hora al día. Las actividades de intensidad moderada, como caminar a paso vivo, podría ser suficiente.

¡Es mucho más fácil de lo que cree! Media hora de actividad física diaria, como caminar, nadar lentamente o hacer recorridos lentos en bicicleta puede ser un buen comienzo. Esta lista muestra más maneras de ser más activo:
  • Use las escaleras en lugar del ascensor.
  • Camine o monte en bicicleta para llegar a su destino. Dé una pequeña caminata después de comer.
  • Haga ejercicio a la hora del almuerzo con sus amistades o amigos.
  • Salga a bailar. Además de hacer ejercicio es una buena actividad lúdica y se divierte.
  • Use un podómetro todos los días y observe el aumento en los pasos que da. Póngase un objetivo diario de pasos a alcanzar.
  • Apúntese a un gimnasio o centro deportivo.
  • En lugar de enviarles correos electrónicos a sus compañeros de trabajo, camine para visitarlos.
  • Monte en una bicicleta estática o haga ejercicios abdominales, suba y baje las piernas o haga sentadillas mientras mira televisión.
  • Aparque lejos de la oficina, tienda o biblioteca y regálese una buena caminata.
  • Cuando haga mal tiempo como para estar al aire libre, camine con un amigo en un centro comercial.
  • No haga el mismo tipo de ejercicio todo el tiempo porque terminará por aburrirse o considerarlo como una tarea más.
Muchas veces las personas consideran el ejercicio estrictamente como una alternativa para perder peso o verse mejor. Estos incentivos podrían ser efectivos, pero con el ejercicio se trata realmente de tomar las riendas de su salud evitar enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Pero el ejercicio no sólo sirve para prevenir, también sirve para todos los pacientes oncológicos en curso de tratamiento activo (si su estado no está demasiado deteriorado, claro está). Numerosos estudios han sugerido que el ejercicio, desde intensidades suaves a moderadas, tiene muchos beneficios para personas con cáncer. Algunos de estos beneficios incluyen: incrementos en la función cardiovascular, pulmonar y muscular (a raíz de un incremento en el consumo de oxigeno), volumen de eyección cardiaca, volumen minuto cardiaco, vascularización muscular, circulación linfática, ritmo metabólico, tono muscular, fuerza, coordinación y balance. Durante el tratamiento contra el cáncer, la quimioterapia, la radioterapia o la cirugía puede causar efectos duraderos muy positivos a varios tejidos biológicos. Pongámonos pues todos las pilas, prescribamos ejercicio y busquemos cualquier motivación para movernos de la silla. 

Les dejo con dos videos motivadores y francamente originales sobre el ejercicio que circulan por la red. Aunque están realizados por conocidas marcas comerciales no recibo patrocinio por ninguna de ellas. Simplemente las pongo como una forma divertida de motivarse a hacer ejercicio. Les aseguro que le provocarán la sonrisa.

Magic pills





¿Cómo gastar 2000 Calorías?


lunes, 28 de octubre de 2013

Radioterapia tiene nombre de mujer


No pretendo bajo este título entrar en ninguna guerra intencionada de sexos. Trato simplemente de hacer un guiño y manifestar la importancia que tuvo y tiene en la Historia de las radiaciones la figura de una mujer con mayúsculas: Marja Skłodowska, más conocida como Marie Curie.

Se ha escrito mucho sobre ella, pero casi siempre desde una perpectiva racional, intelectual o científica; pues su trabajo fue un pilar en el conocimiento de la radiactividad y descubrió dos nuevos elementos de la tabla periódica: el Radio y el Polonio. Ambos descubrimientos le valieron dos Premios Nobel en dos disciplinas distintas: Física y Química. Algo que no se ha vuelto a repetir en la Historia (me refiero a las mujeres). Fue también la primera mujer catedrática en la Universidad parisina de "La Sorbona". Fue toda una revelación en su campo y puso el listón muy alto, en un tiempo, recordemos, en los que el simple hecho de cursar estudios superiores les estaba vetado a las mujeres.

Recientemente he leído el libro de Rosa Montero: "La ridícula idea de no volver a verte". Recomendable para todo aquel que quiera conocer el lado humano de esta mujer. En él Rosa Montero nos mezcla de un modo magnífico el proceso de su duelo personal tras el fallecimiento de su esposo Pablo por cáncer, con la esencia humana e íntima de Marie Curie, ofreciéndonos como un regalo a su ser más tierno, más cercano y también más admirable de esta extraordinaria mujer de carne y hueso. Nos descubre tras esa visión de mujer enjuta, seria, rígida, autodisciplinada y de muy altas capacidades intelectuales; a una mujer apasionada, sensible, incluso maternal y con una gran fuerza interior. Pocas veces he visto escritos haciendo referencias a su lado humano y francamente me ha conmovido.

Marie Curie se debatía, como muchas mujeres incluso a día de hoy, entre el deber y el querer. Ambos eran muy poderosos. Yo diría que finalmente ganó el querer y quiso. Quiso estudiar Matemáticas y Física. Se licenció en ambas en una lengua que no era la suya con el mejor expediente académico. Quiso y consiguió codearse con la élite de la ciencia de la época incluido Einstein en un marco extremadamente hostil y machista. Quiso profundamente a Pierre Curie y años después a Paul Langevin que le valió un lapidamiento xenófobo por ser considerada ésta una relación prohibida. Todo ello quiso y sin ondear nunca una bandera feminista, ni tan siquiera quejarse de su condición de género. Sin alardear, Marie Curie encarna la frase de que el querer es poder. 

Tuvo también importantes y dolorosas experiencias de sufrimiento: vivir su infancia en una Polonia invadida por un Imperio Ruso implacable, estudiar en la clandestinidad, dejar su país para vivir en París, enviudar precoz e inesperadamente de su marido Pierre Curie que fue tristemente atropellado y ella contaba con dos hijas relativamente pequeñas: Irène y Ève, sacar adelante su destartalado laboratorio, sufrir el escarnio por su relación sentimental con el también Físico Langevin, vivir una Guerra Mundial, su ceguera y cansancio crónico por la exposición prolongada a las radiaciones que le provocó una aplasia medular que acabaría con su vida, etc. Todo ello la curtió, la hizo grande. Tuvo también su momento de gloria, pero como los grandes sabios fue una triunfadora humilde. A nivel póstumo Francia le perdonó y es considerada una mujer que formó parte de la Historia de Francia cuya figura aún hoy día es venerada.

Gracias Marie por tu legado, por tu saber, por tu entrega a la ciencia. Gracias por abrir camino a las mujeres que en el siglo XXI ya han alcanzado cotas que ni tú hubieses imaginado. Todavía tenemos mucho camino por andar y mucho que aprender de ti.

Si alguien está interesado en conocer mejor su biografía les recomiendo este enlace en inglés y en PDF de la AIP (The American Institute of Physics- Instituto Americano de Física). Es uno de los más completos de la red.

Les dejo con un pequeño video-documental sobre la vida de Marie Curie.


sábado, 26 de octubre de 2013

Cineterapia oncológica: Elegir un amor ("Dying young" EEUU, Joel Schumacher, 1991)


"Elegir un amor" ("Dying young" en inglés) puede parecer a simple vista un melodrama romántico. En cierto modo lo es. Hilary es una atractiva mujer interpretada por una jovencísima Julia Roberts que harta de su vida amorosa y no amorosa, decide ir a una entrevista de trabajo anunciada en el periódico cuyos requisitos eran ser una chica atenta y servicial. Enfundada en un corto traje de chaqueta rojo que recuerda a "Pretty Woman" acude a la entrevista donde se lleva un chasco inicial por parte del adinerado entrevistador. Victor (Campbell Scott) que es su hijo de 28 años, envía a su mayordomo a su encuentro y le propone a Hilary trabajar para él como cuidadora, ya que padece una leucemia desde hace 10 años. Ella acepta y le acompaña en los tratamientos de quimioterapia. Al llegar a casa aparecen los temidos efectos secundarios que producen un gran impacto emocional en Hilary, que por un momento le hacen dudar y casi está decidida a renunciar. 

Sin embargo, Victor se da cuenta de la situación y se le adelanta diciéndole que puede abandonar el trabajo siempre que ella quiera. Ella sufre una transformación y se "empodera", pues aunque en aquella época a inicios de los años 90 donde no había acceso a internet, acude a la biblioteca pública en busca de información médica que pueda ayudar a Víctor. Cuida su alimentación y le proporciona los mejores cuidados. Victor reflexiona sobre su situación con Hilary. Como amante de la Historia del Arte intenta enseñarle sus conocimientos y le habla incluso de su tesis doctoral que quiere acabar pronto. 

Se inicia así una historia de amor en la que él desea estar lo mejor posible para disfrutar de esa vida robada. Le dice que ya ha finalizado el tratamiento (no es cierto, él ha decidido abandonarlo conscientemente) y le propone irse de viaje y alquilar una casa para acabar de recuperarse. Hilary entiende que su trabajo ya carece de sentido, pero él insiste en que se quede con él y disfruten del momento. Al cabo de un tiempo él vuelve a encontrarse mal, con dolores y sudores nocturnos. Ella descubre el engaño y finalmente llama a su padre para que le convenza de proseguir con el tratamiento. En la escena final él accede a volver al hospital y seguir luchando juntos gracias a la fuerza y el cariño de Hilary. 

Como podemos comprobar una vez más la leucemia hace aparición de forma muy significativa en el cine, probablemente por el impacto que produce ver afectados por esta enfermedad a niños y jóvenes que apenas han despegado en su ciclo vital. En esta película, como también sucede en otras se observan los estragos de la quimioterapia en unos tiempos en los que apenas había medicamentos eficaces contra el vómito. Al hacer vista atrás y mirar el presente soy consciente de lo mucho que hemos mejorado en el tratamiento de soporte de la quimioterapia y este efecto secundario se ha minimizado de una forma relevante.También en la película se ven los dolores que el protagonista padece y combate con mórficos, así como la típica sudoración nocurna signo de actividad de la enfermedad hematológica.

Es curioso cómo también me ha llamado la atención cómo fuman de forma natural y en lugares públicos los protagonistas en la gran pantalla. En eso también la sociedad americana y europea han cambiado. Ahora nos resulta chocante y políticamente incorrecto ver a un protagonista de película fumando compulsivamente. Las diferencias sociales de ambos protagonistas también se muestran muy patentes, pero afortunadamente el director logra encontrar un equilibrio que hace crecer a los dos.  

La mirada de Víctor es penetrante, llamativa, vital y con ganas de comerse el mundo y el final aunque lacrimógeno está abierto a la imaginación del espectador.

.




viernes, 25 de octubre de 2013

25 de Octubre: Día Mundial de los Síndromes Mielodisplásicos





Un síndrome mielodisplásico en un tipo de cáncer hematológico en el que la médula ósea no produce suficientes células sanguíneas sanas y hay células (blastocitos) anormales en la sangre o en la médula ósea.

En una persona sana, la médula ósea produce células madre sanguíneas (células inmaduras) que, con el tiempo, se convierten en células sanguíneas maduras. Una célula madre sanguínea se puede convertir en célula madre linfoide o una célula madre mieloide. Una célula madre linfoide se transforma en los conocidos glóbulos blancos. Las células madre mieloide se transforma en uno de los tres tipos de células sanguíneas maduras:
  • Glóbulos rojos o hematíes, que se encargan de transportar oxígeno a todos los tejidos del cuerpo.
  • Plaquetas, que tienen un papel en la coagulación de la sangre ayudando a combatir las hemorragias.
  • Glóbulos blancos, encargados de combatir las infecciones y otras enfermedades.

En un paciente con un síndrome mielodisplásico, las células madre sanguíneas (células inmaduras) no se vuelven glóbulos rojos, glóbulos blancos o plaquetas sanas. Estas células sanguíneas inmaduras, llamadas blastocitos, no funcionan como debieran y mueren en la médula ósea o brevemente después de entrar en la sangre. Esto deja menos espacio para que se formen glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas sanas en la médula ósea. Cuando hay menos células sanguíneas sanas, se pueden presentar infecciones, anemia o hemorragias.

Los síndromes mielodisplásicos (SMD) son un grupo heterogéneo de cánceres de la sangre que afectan en más de un 80% a pacientes mayores de 60 años. Se estima que en España hay cerca de 10.000 pacientes con SMD, con una incidencia de aproximadamente cuatro casos por cada 100.000 habitantes y año.
 
La AEAL, Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia, conmemora hoy, 25 de octubre el III Día Mundial de los Síndromes Mielodisplásicos con el objetivo de dar mayor visibilidad a este tipo de cáncer hematológico y concienciar a los pacientes sobre la importancia del acceso a la información y a los tratamientos para mejorar su calidad de vida. Si bien la incidencia de los síndromes mielodisplásicos es relativamente baja, se prevé que se incremente en los próximos años debido, entre otros motivos, al aumento de la esperanza de vida de la población y a los avances en los tratamientos.

Los síndromes mielodisplásicos se diagnostican generalmente en personas mayores de 60 años, por lo que cada caso requiere un abordaje individualizado que tenga en cuenta las características personales del paciente, su voluntad, su estado físico y su calidad de vida. Por ello AEAL, en su firme convencimiento de que un paciente formado e informado influye notablemente en la mejora de su calidad de vida, lanzó en 2012 la campaña "Vive. No te limites" enfocada a aportar información a los pacientes mayores de 65 años sobre los recursos y tratamientos de los que disponen, y que la edad no sea un motivo de discriminación para el acceso a pruebas diagnósticas, terapias oncológicas y ensayos clínicos.

En este sentido, AEAL se publicó en 2012 una guía dirigida a pacientes diagnosticados de síndrome mielodisplásico y a aquellos que ejercen el rol de cuidadores informales. A diferencia de otras guías, "Viviendo con un Síndrome Mielodisplásico" está escrita siguiendo un modelo pregunta respuesta, con preguntas reales de paciente, no sólo relativas la enfermedad en sí, sino también intentando dar respuesta a los aspectos emocionales y sociales en el paciente y en su entorno.

Asímismo, en la página web de AEAL www.aeal.es puedes obtener más información sobre los síndromes mielodisplásicos, su diagnóstico y tratamiento. Además, cuentas con dos seminarios online a través de los cuales podrás conocer más acerca de esta patología:

Les dejo con un enlace a la guía española de diagnóstico y tratamiento de los síndromes mielodisplásicos y con un video explicativo sobre esta enfermedad del Dr Rubén Mesa de la Clínica Mayo en Arizona, informando (en español-americano) acerca del pronóstico y las opciones de tratamiento.





miércoles, 23 de octubre de 2013

Lactancia y cáncer de mama


Muchas veces nos olvidamos que los seres humanos somos mamíferos y como tales estamos perfectamente diseñados para alimentar a nuestras crías con leche materna durante los primeros meses (o incluso años) de su vida. Esto ha sido así durante miles de años en la existencia de la Humanidad. En el siglo XX y XXI esta tendencia natural heredada ha ido decreciendo, desgraciadamente, de forma paulatina. Esta situación, al igual que viene sucediendo con otros cambios sustanciales de nuestro estilo de vida, como por ejemplo ocurre con la obesidad o el sedentarismo, son ahora factores que demuestran su relación con el incremento de la incidencia de cáncer de mama.

Son ya bien conocidas las bondades que tanto para el bebé como para la madre tiene el hecho de amamantar por lo que su práctica sigue siendo muy recomendable, no sólo desde un punto vista clínico, sino también desde un punto de vista humano. Pero al margen de estas consideraciones, este "post" quiere hacer hincapié en un aspecto que, aunque ha sido ampliamente estudiado y científicamente probado, no se le ha conferido la importancia que tiene: el efecto protector de la lactancia materna frente al cáncer de mama.

En palabras del conocido Pediatra Dr Carlos González, por cada 12 meses más de duración media de la lactancia materna, se podrían evitar, en los países desarrollados, 50.000 casos de cáncer de mama al año, un 11% del total, según los resultados de 47 estudios realizados en 30 países por el Grupo de Colaboración sobre Factores Hormonales en el Cáncer de Mama.

La lactancia es una “prevención primaria” de miles de mujeres que se evitarían así la biopsia, los efectos secundarios de los diferentes tratamientos oncológicos, los riesgos de una intervención y jamás tendrían un cáncer de mama. De momento parece ser una buena estrategia, junto a una dieta saludable y el ejercicio físico, todos ellos conocidos y aplicables para la prevención del cáncer de mama (tener muchos hijos también ayudaría, o adelantar la edad media de gestación pero hay que reconocer que esto ya no es tan fácil de aplicar).

Sólo por eso, por prevenir el cáncer de mama, deberían adoptarse políticas de protección a las madres lactantes, impulsar los hospitales amigos de los niños, formar a los profesionales, alargar el permiso de maternidad, etc. Pero es que además la lactancia materna previene el cáncer de ovario, la osteoporosis y la anemia en la madre. Y todo esto es apenas nada comparado con los efectos sobre la salud del bebé. 

Si ahondamos en las razones científicas, parece que tanto el embarazo como la lactancia tienen un efecto positivo en la diferenciación del epitelio mamario y en la reducción de los niveles relativos de estrógenos, cuyos efectos se han relacionado ampliamente con el cáncer de mama.

Diversos estudios muestran una correlación significativa entre el tiempo de lactancia y la edad del diagnóstico del cáncer de mama, especialmente en pacientes con antecedentes familiares y personales de cáncer, pudiéndose observar una reducción de la incidencia en un 50%. Esto es especialmente importante en pacientes portadoras del gen BRCA1 (No se ha demostrado para el BRCA2).

En una interesante revisión bibliográfica se ha observado que la leche materna posee un complejo de alfa-lactoalbúmina con ácido oleico (llamado HAMLET, bonito nombre ¿verdad?) que induce la apoptosis o muerte celular programada de las células tumorales. Traducido significa que este componente de la leche materna produce una segura y efectiva protección frente al desarrollo de tumores de mama.

Creo que hay en la literatura científica suficientes argumentos para considerar a la lactancia materna como un regalo que nos ofrece nuestra naturaleza humana. Ese "oro blanco" es una alternativa económica, sostenible, respetuosa y altamente gratificante para cualquier mujer que ha pasado por la experiencia de la maternidad. Siempre que oigo al Dr Carlos González en su apoyo a la lactancia pienso en lo mucho que ha ayudado a las mujeres a disfrutar de ella y hacer salvables las múltiples dificultades que la mujer moderna encuentra a su paso. Aprovecho desde aquí mi agradecimiento a su contribución y apuesta por el sentido común.

Oigámoslo en este video sobre el tema que nos ocupa:




lunes, 21 de octubre de 2013

Contigo, una app muy rosa.



Otra iniciativa más que ha nacido fruto de la gran aceptación de las aplicaciones para dispositivos móviles es "Contigo". Se presenta bajo el título: No estás sola, nosotras estamos ‘Contigo’. Las 16 protagonistas de esta app multimedia, gratuita e interactiva, han padecido un cáncer de mama y, ahora, intentan ayudar a otras mujeres que acaban de ser diagnosticadas o se encuentran en la mitad del camino.

Vídeos con testimonios personales, infografías interactivas y un veraz contenido médico. Todo ello, avalado y dirigido por la oncóloga Laura G. Estévez, coordinadora de la Unidad de Mama del Centro Integral Oncológico Clara Campal (HM HOSPITALES).

El contenido aparece organizado en 11 secciones o capítulos temáticos: los primeros días, el cáncer, los tratamientos (se incluye la cirugía, la radioterapia, la hormonoterapia), el primer día de la quimioterapia, los efectos secundarios, la dieta, la sexualidad, las emociones, el deporte, la reconstrucción mamaria y el final del tratamiento.

Se puede acceder a ‘Contigo’ de dos maneras distintas, dos experiencias complementarias. Con la tableta en horizontal, visionando vídeo tras vídeo; y en vertical, donde además del contenido audiovisual se accede a los textos, infografías e incluso recetas y fichas de ejercicio.

Tampoco falta una última sección dedicada a las preguntas más frecuentes que suelen realizar las pacientes y sus familiares.

Con todo ello, los creadores de ‘Contigo’ pretenden apoyar a las enfermas de cáncer de mama y convertirse en una herramienta esencial con la que llenar los vacíos y aclarar las dudas que se presentan en el camino hacia la curación.

Una nueva forma sencilla, gratuita y de rabiosa actualidad para divulgar testimonios y conocimiento.




sábado, 19 de octubre de 2013

19 de Octubre: Dia Mundial del Cáncer de Mama


Por si algún despistado no lo sabe, nos encontramos en "Pinktober" que traducido sería "Rosactubre" para concienciar sobre la importancia que tiene el Cáncer de Mama en nuestro medio. Estos días oirán hablar mucho de su alta prevalencia (proporción de mujeres que sufren esta enfermedad con respecto al total de la población general), del diagnóstico precoz, de los tratamientos y de su supervivencia. Son días en los que se realizan infinidad de actos de concienciación no sólo en el territorio español, sino a nivel mundial. Algunos son actos simbólicos: llevar una prenda o lacito rosa, conciertos, etc. y otros son de divulgación como los seminarios que está llevando a cabo GEPAC (pincha aquí) y la AECC (pincha aquí). Sea cual sea el formato que utilicemos para luchar contra esta enfermedad es bienvenido. Son ya muchas las mujeres afectadas y merecen que la sociedad tome conciencia del problema y actúe positivamente. 

Estas imágenes son mi pequeña y simbólica aportación en un día señalado como el de hoy


Foto enviada al Álbum Rosa del blog de Ariadna González: "Psicooncología para pacientes", en las que me visto con una prenda rosa y levanto el pulgar en señal de que podemos entre todos vencer al cáncer de mama.



Mi bata con un lacito rosa, obsequio de una paciente que lucimos mis compañeros y yo con orgullo y cariño.



Este árbol lleno de lazos rosas que una compañera ha compartido a través de las redes sociales y que me ha parecido genial.

Les dejo ahora con 2 vídeos fantásticos :

Making off de la canción "Color Esperanza" para la AECC, titulado: Por Ellas, Por Ti. Interpretado por las cantantes del concierto "Por Ellas"






Video: Bailando en Rosa- Unidad de Mama en Cádiz



viernes, 18 de octubre de 2013

Cineterapia oncológica: Camino. España. Javier Fesser. 2008



"Camino" es una película dirigida por Javier Fesser inspirada en la vida de Alexia González-Barros. El título corresponde al nombre que se le da a la niña en la ficción y que intencionadamente se corresponde con el libro homónimo escrito por José María Escrivá de Balaguer fundador del Opus Dei. La polémica estuvo servida desde un primer momento ya que en palabras de los familiares de la niña se expresó públicamente que “en ningún momento ha existido ni existe relación, colaboración o participación de ninguna clase con el director, guionista, productor o cualquier otra parte responsable de tal ficción”. Este hecho no hizo más que aumentar el interés del público por la película gratuitamente. Como sucede en la mayoría de las películas de corte biográfico es fácil caer en interpretaciones libres, imprecisiones, omisiones, errores de bulto y fantasía desbordada. 

En la película se cuenta la historia de Camino, una niña creyente y magistralmente interpretada por Nerea Camacho, que a la edad de 11 años es diagnosticada de un raro tumor infantil, un rabdomiosarcoma (un tumor mesenquimal originario de musculatura estriada), situado en la columna cervical. En el transcurso narrativo de la enfermedad la niña es sometida a cuatro impresionantes intervenciones quirúrgicas hechas en primer plano con diferentes abordajes e innecesariamente explícitas para el espectador medio, a quimioterapia y a radioterapia intraoperatoria en una de las intervenciones. Aquí quiero hacer un inciso como especialista, pues lo que aparece en la película es un simple equipo de radioscopia (no hace falta abandonar el quirófano, con el delantal plomado basta) y no un acelerador lineal de electrones que es lo que realmente se emplea en técnicas intraoperatorias (RIO). Para más "inri" lo que aparece en la pantalla en el momento de la radiación son imágenes secuenciales de una resonancia magnética cerebral, cuando lo que se estaba enfocando era la columna cervical de la niña y lo lógico era que apareciera una imagen radiográfica de dicha región. En fin, cosas del cine, de la falta de rigor y del desconocimiento absoluto de mi disciplina médica.

En el filme, Camino se enfrenta al mismo tiempo a dos acontecimientos que son nuevos para ella: enamorarse de un modo platónico de un niño que se llama Jesús (el nombre elegido crea un ambiente de confusión entre la realidad y la religiosidad) y el sufrimiento de una grave enfermedad oncológica que la deja tetrapléjica. Camino es una niña alegre, curiosa, guapísima, con unos ojos claros, brillantes, de mirada espontánea y transparente llamando nuestra atención, pues esos ojos se salen casi de la pantalla. En su enfermedad Camino escoge el amor por encima de todo: el amor humano y el amor religioso. Se intercalan en muchas ocasiones preciosas y surrealistas secuencias oníricas. También se nos muestra cómo vive todo este proceso entre su familia, una familia con fuertes convicciones religiosas. La madre, Gloria, es un papel muy bien interpretado por Carme Elías, mostrándonos a una mujer luchadora, extremadamente exigente y controladora, cuya educación religiosa le permite trascender la enfermedad de su hija y que sufre una profunda transformación en esa lucha. El padre, José, también en un formidable papel interpretado por Mariano Venancio encarna la antítesis, mostrándonos la duda en las creencias, la discrepancia de pareceres en cuanto a lo que es mejor para su hija y la incapacidad de enfrentarse a algo tan antinatural como la muerte de su hija. Su pensamiento desvinculado del aspecto religioso vive ahogado en toda la película. La hermana mayor, Nuria, interpretado por Manuela Vellés, es una numeraria del Opus Dei y manifiesta unos sentimientos contrapuestos de admiración y envidia ante su hermana enferma. Finalmente Camino fallece y también el padre en un accidente de tráfico poco tiempo antes, llenando la pantalla de un profundo dolor y sobrecogimiento.

Si tomamos perspectiva y nos alejamos de la polémica podemos ver una película emotiva, arriesgada, bella y bien trabajada a nivel interpretativo. No olvidemos que fue galardonada con seis "Goyas".  Muy dura sí, no apta para cardíacos y posiblemente tampoco para personas con alta sensibilidad emocional. Quizás lo que podemos extraer de forma positiva es como la inteligencia espiritual (de la que ya habla Gardner en referencia a su teoría de las inteligencias múltiples) es un buen instrumento que nos puede ayudar a sobrellevar una enfermedad dolorosa y grave como el cáncer. Dicha inteligencia espiritual o trascendental está presente en todas las personas incluso en ateas, agnósticas o creyentes de diferentes confesiones religiosas.

En 2011 se rodó un documental, esta vez autorizado y con imágenes reales en formato superocho, sobre la vida de Alexia González-Barros,  para limpiar esas imprecisones y versiones novelísticas de la película de Javier Fesser. Alexia en realidad falleció el 6 de Diciembre de 1985 a la edad de 14 años víctima de un sarcoma de Ewing a los 10 meses de su diagnóstico. La niña manifestó en todo momento una gran fuerza, serenidad y entereza ante la enfermedad fuera de lo común. Era la menor de 7 hermanos, y los dos hermanos que le precedieron fallecieron ambos a los pocos meses de nacer. Una experiencia de sufrimiento extremadamente dura como nos cuentan sus testimonios.



jueves, 17 de octubre de 2013

Programa Primer Impacto


Ayer se hizo la puesta de largo en el Salón de Actos del Hospital Universitario de Burgos el esperado y deseado Programa "Primer Impacto" a cargo de la AECC en Burgos. Ha costado sí, pero por fin arranca gracias al cariño y profesionalidad un puñado de gente que ha luchado (y me consta que mucho) para que salga adelante.

Este programa nació en 2010 como un proyecto piloto en el Hospital Clínico de Madrid y en el Hospital Oncológico de La Coruña. En 2011 el pilotaje se extendió a más lugares y ya ha obtenido su implantación definitiva a nivel nacional. El reto de este programa es llegar al impacto diagnóstico a más enfermos, antes y con más eficiencia. Pensemos que en España se diagnostican cerca de 200.000 personas al año de cáncer de las cuales son atendidas en la AECC sólo 60.000 de ellas y generalmente a los 3-12 meses del diagnóstico. En el momento del primer impacto diagnóstico existen básicamente 3 necesidades básicas: orientación médica, atención psicológica y ayudas sociales. Ello conlleva una necesidad de traducir la información médica a nivel del paciente haciéndola comprensible, atender no sólo psicológicamente a los pacientes, sino también a sus familiares y responder a todos aquellos problemas de índole social, económica y laboral. 

Al encuestar a los pacientes se detectó un importante nivel de estrés en los que se destacaba la incertidumbre y la tristeza tras conocer el diagnóstico. Así pues urge monitorizar, documentar y tratar en la visita inicial ese malestar emocional. Debe darse una valoración inicial y dar un tipo de ayuda precisa a cada paciente, atendiendo así a la demanda de los pacientes y sus familiares.

Para realizar este programa se realiza con una metodología similar a la de los servicios de Urgencias, con un primer "triaje" psicosocial, evaluando las necesidades en cada caso. Así se intenta averiguar qué necesita el paciente, en qué prioridad y poner a su alcance los recursos y ayudas que precise. El lema es: "Usar sólo lo que se necesite". Va dirigido a la población adulta con un tiempo desde el diagnóstico inferior a 3 meses y en todos los estadios de la enfermedad, excepto las recaídas que se entiende precisa otro tipo diferenciado de atención. Se tiene muy presente la fluidez y la calidad de la información.

Se ha observado que con este programa de atención en los hospitales se llega más a los pacientes que en las sedes externas de la AECC especialmente a los pacientes varones y a los mayores de 65 años, así como a padres de niños oncológicos. Este es el perfil promedio de atención:


Con esta iniciativa se obtiene un 99% de satisfacción y se detectó que 5 de cada 10 pacientes presentaban niveles de distrés elevado y un 64% presentaban necesidades emocionales.

Quiero desde aquí reconocer la valía de la Psicóloga responsable del Programa en la Sede Central de Madrid, Belén Fernández y la ilusión con la que lo ha transmitido en su ponencia. También, cómo no, agradecer la confianza, el enorme cariño y las ganas de impulsar este programa en Burgos por parte de nuestra querida psicooncóloga Inmaculada Martínez, pues es a ella ahora a la que le toca ponerse manos a la obra y trabajar. Sabes que eres una pieza importante en este complicado engranaje oncológico. Muchos nos sentimos en deuda contigo por tu inestimable labor con los enfermos. Gracias por compartir esta ilusión.


Mensaje: Se ha hecho posible lo que parecía imposible. Como en este video




miércoles, 16 de octubre de 2013

La vida, interrumpida


"Life, Interrumped" (La vida, interrumpida) es el título elegido por la joven escritora norteamericana de 25 años Suleika Jaoudad para dar paso a una serie de videos en la sección "Well" en "Health" (Salud) del prestigioso rotativo The New York Times. Ha sido galardonada con un Premio Emmy en la Categoría de Noticias y Documentales. Su testimonio me parece de una calidad digna de mención.

Les dejo con su último "post" traducido del inglés:  

Una oportunidad de oro:

A principios de esta semana me encontré rodeada por la realeza del periodismo. Muchos de los periodistas con más talento, los más valientes del mundo de la radio, editores, productores y reporteros gráficos se habían reunido en el Lincoln Center de Nueva York para los Premios Emmy en la Categoría de Noticias y Documentales. 
 
Pero para mi sorpresa, no era simplemente una invitada u observadora casual en los Emmy - yo era una candidata. El diario "The New York Times", con la serie de videos "La vida, interrumpida", había sido honrada por la Academia Nacional de Artes y Ciencias Televisivas con una nominación a su premio más prestigioso. La serie era una entre 1.400 candidatos que compiten por la noche a 40 estatuas de oro Emmy que atraían en el escenario.

Siempre se dice en las entregas de premios que es un honor ser nominado. En mi caso, ese sentimiento es particularmente significativo.

Hace apenas unos años, a la edad de 22 años, me enteré de que tenía una forma agresiva de leucemia. Necesitaba quimioterapia intensiva y trasplante de médula ósea para salvar mi vida. En aquel entonces, mis médicos me dijeron que tenía una posibilidad del 35 % de sobrevivir a mi trasplante. Me encontré luchando por un futuro que tenía todavía por definir. La noción de progreso profesional, y mucho menos un galardón como una nominación al Emmy, no estaba simplemente en el ámbito de mis posibilidades.

Estar en tu segunda década de vida tratando de averiguar quién eres y lo que quieres hacer en la vida - con o sin cáncer - es una tarea atemorizante por sí sola. Pero saber que me estaba enfrentando una enfermedad que amenaza la vida me hizo sentir como si alguien hubiera golpeado el botón de pausa en mi vida antes de que realmente hubiese comenzado. Como estudiante, yo había viajado por todo el norte de África y el Oriente
Medio para estudiar los derechos de las mujeres a través del "storytelling" y la historia oral. Terminé de escribir mi tesina  sobre el tema. Uno de los capítulos se titulaba "La voz de los sin voz", y detalla las historias no explicadas de las mujeres en Túnez. Me inspiré en el periodista Amy Goodman que ha dicho: "La responsabilidad de un periodista es viajar donde el silencio está". Eso fue exactamente lo que yo esperaba hacer con mi vida.

Sin embargo, pocos meses después de caminar por el escenario de mi graduación en la universidad, el cáncer interrumpió mis planes. Era difícil imaginar cualquier tipo de futuro, por no hablar de mis planes para convertirme en periodista y defensora de la causa de las mujeres en todo el mundo.
 
Aislada en el pabellón de Oncología, empecé a pensar en mi sueño de convertirme en una escritora. ¿Qué podría escribir ahora? ¿Dónde puedo viajar si me he quedado atrapada sin soporte? Tal vez la historia no estaba en una tierra lejana, pero si justo en frente de mí. Yo no había elegido esta historia- la historia me había elegido. Pero decidí aceptar el reto.
 
Poco a poco, empecé a informar desde el frente de la cama del hospital, primero en revistas, y luego , en un blog apresurado. El cáncer no es algo que te de ganas de compartir, es más bien algo que te hace querer ocultar. El cambio de contar historias de otras personas a tener que escribir en primera persona sobre algo tan personal fue difícil. Después de todo, el cáncer no es exactamente algo que se actualice en tu perfil de LinkedIn. Pero yo sabía esto: escribir sobre lo que me estaba pasando me hacía sentir bien, aunque mi cuerpo no estuviera a la altura.
 
Nunca me he sentido tan perdida como lo hice en el primer año después de que me enteré que tenía cáncer. Pero sin darme cuenta, había también he encontrado mi voz. A pesar de que nunca había sido publicado antes, le envié un correo electrónico a mi profesor de periodismo de Marty Gottlieb y le pregunté qué pensaba sobre el hecho de lanzar mi historia con un artículo en el Times, donde yo había estado leyendo "Posts" de otro paciente de cáncer, Dana Jennings, quien contaba la crónica de su vida después del tratamiento de un cáncer de próstata.

Él me ayudó a llegar a los editores de The Times, y en la primavera de 2012, mi primera columna apareció justo cuando estaba pasando por un trasplante de médula ósea, seguido poco después por la serie de videos "La vida , interrumpida".

Nunca podría haber imaginado que 18 meses más tarde estaría sentada entre el público en los Emmy , a la espera de que mi categoría se anunciara . Y entonces sucedió algo increíble : que ganamos. Suleika Jaouad formó parte del equipo ganador de la serie de videos La Vida, interrumpida. Rommel Demano, Getty Images y Suleika Jaouad formaron parte del equipo ganador de la serie de videos "La vida, interrumpida".

De pie en el escenario, sosteniendo que la estatuilla dorada y sorprendentemente pesada, estatua Emmy, es uno de los momentos más surrealistas y sorprendentes de mi vida. Shayla Harris, la productora de la serie y de la mujer pasó incontables horas filmando conmigo mi historia, le dio un hermoso discurso de aceptación a mi editora Tara Parker. Papá celebró el momento conmigo. Días más tarde, todavía no puedo creer que hayamos ganado un Emmy.

Vivir con cáncer ha sido aterrador, pero en cierto modo, también me hizo sentir valiente y pensar que todo es posible. Me ha enseñado que el tiempo es oro y que tengo que ir a por las cosas que quiero - no mañana, sino hoy. Después de todo, ¿qué tengo que perder?

Yo todavía no sé lo que depara el futuro, pero sí sé que lo estoy haciendo bien, y continúo estando libre de enfermedad. Las historias y las palabras de aliento que he recibido de los lectores y espectadores de "La vida, interrumpida" han sido mi salvavidas gracias a una increíble comunidad de apoyo. Nada de esto hubiera sido posible sin ustedes.

A mi pequeña manera, espero haber viajado "donde el silencio es" y haber dado voz a una comunidad que muy a menudo no tiene voz: los adultos jóvenes con cáncer. Esto es lo que he hecho en la mayor parte de "La vida , interrumpida".

Video: De cara con el cáncer en tu segunda década de vida (Facing cancer in yours 20s'. Life, Interrupted)



lunes, 14 de octubre de 2013

Humor contra tumor


Son bien conocidos los efectos fisiológicos positivos que produce el buen humor, especialmente cuando se traduce en risa o sonora carcajada. La risa tiene la capacidad de generar una serie de procesos psicológicos, neurológicos y fisiológicos increíbles:

- Mejora el sistema inmunológico: Aumenta los anticuerpos IgA y los linfocitos T.

- Es un buen ejercicio aeróbico: Reír es una combinación de inhalación profunda y una completa exhalación, que genera una excelente ventilación, descanso reparador y liberación profunda. 

- Es un estupendo relajante muscular: Con la risa se mueve un importante número de músculos de todo nuestro cuerpo favoreciendo la descarga de la tensión muscular acumulada tanto a nivel superficial como de la musculatura profunda.

- Nos oxigena 

- Nos produce un masaje visceral interno

- Reduce el estrés, la ansiedad y la depresión: Se produce un aumento de endorfinas, modula la dopamina, la serotonina y la oxitocina, todas ellas hormonas implicadas en nuestro bienestar psíquico.

- Mejora las relaciones sociales, la interacción, la colaboración y la solidaridad. 

Poca broma, pensarán muchos. No parece serio esto de tomarse el cáncer a risa y no digo que haya que hacerlo. El optimismo y el buen humor no nos van a "curar" por si solos del cáncer, pero si suponen un buen coadyuvante y un recurso poderoso para sobrellevar la enfermedad. Lo dice incluso el famoso Dr Viktor Frankl en su magnífico libro  "El hombre en busca de sentido" que trata de cómo superar la adversidad en una situación extrema como lo es un campo de concentración nazi y cómo empleaba lo que el venía en llamar "un extraño sentido del humor" como arma terapéutica. Explorar nuestro sentido del humor y hacerlo aflorar desbloquea determinadas situaciones difíciles, nos libera y sobretodo nos condece a un cambio de perspectiva que resulta muy interesante y constructivo. Estimular el lado divertido de las cosas puede salir de forma natural y es positivo que fluya. Si no es así, creo que sería un buen ejercicio de entrenamiento que nos ayudaría a ser más felices y a ser capaces de transformar nuestra forma de ver las cosas.

Evidentemente hay que saber cuándo el sentido del humor no es apropiado, pues puede ser hiriente, cuando lo que buscamos es todo lo contrario.  Se considera que el humor no debe utilizarse y se evitará:
  • En las horas de agonía y fase muy terminal de la enfermedad, porque es cuando el paciente y la familia viven un gran impacto emocional y en consecuencia no están receptivos a ningún tipo de intervención desde el exterior.
  • En el primer impacto diagnóstico, donde el proceso mental de comprensión es muy importante y requiere toda la atención posible.
  • En presencia de familiares u otros pacientes que se encuentran en diferentes estadios de su enfermedad o de aceptación de la misma.
  • No resulta adecuado utilizar humor sexista, xenófobo o que ridiculice. 

Las pautas generales de aplicación práctica del sentido del humor en Medicina desde las fases tempranas de la relación hasta las etapas finales serían las siguientes:
  • Establecer desde el principio una relación sana, alegre y “empática” con el paciente.
  • Adoptar actitudes positivas en la información al paciente y en la resolución de dudas.
  • Ayudar al paciente y familia a identificar qué es lo que más le preocupa del proceso de la enfermedad.
  • Reforzar cualquier aspecto o progreso positivo, por pequeño que parezca.
  • Animar al paciente a realizar actividades que resulten agradables y de su interés.
  •  Si la alegría es un estado normal del ser humano, practicarla para reforzarla.
  •  Ser muy consciente de las actitudes que favorecen una relación de ayuda humana basada en el respeto y la comprensión.
  • Aprender a reírnos de nosotros mismos, de nuestras debilidades, errores, miedos e ignorancias, que es el primer paso que nos sitúa en condiciones de reconocer lo que ya sabemos.
En una sala de espera de un hospital  había colocado el siguiente cartel para que lo leyeran los visitantes y familiares con el fin de educar y tranquilizar a los visitantes en cuanto a su sentido del humor como instrumento de su trabajo que contribuía a prestar una mejor atención a sus seres queridos. El cartel rezaba:
“Ocasionalmente puede vernos reír o incluso contar algún chiste. Sepa que estamos prestando a su ser querido nuestros mejores cuidados. Hay momentos en que la tensión es máxima. Hay momentos en que nuestros sistemas están estresados. Hemos descubierto en el humor un factor para mantener nuestro equilibrio mental.Por tanto, si usted es un paciente que espera o un familiar o un amigo, no malinterprete nuestra sonrisa. Es lo que evita que nos pongamos a gritar”  
No pretendo convertirme en una "payasa", ni ser contadora de chistes malos. Creo que es mucho más. Salir con una sonrisa en los labios de la consulta a mi particularmente me alimenta el corazón.  


Les dejo con un video de la película "Patch Adams" que reivindica el uso del sentido del humor para los enfermos.
https://www.youtube.com/watch?v=ejwiilqxLBU