lunes, 10 de febrero de 2014

Doctora ¿Puedo estar con niños y embarazadas?


Muchos de los pacientes que acuden al Servicio de Oncología Radioterápica me preguntan si pueden durante el tratamiento con radiación externa estar con niños o con embarazadas. La respuesta es sí. Los pacientes reciben radiación en una parte muy concreta de su cuerpo, de forma diaria, para eliminar un tumor o prevenir una recaída tumoral. Una vez dada la sesión correspondiente el paciente puede hacer las actividades que su condición física le permitan en ese momento y no existe problema para que estén con niños y embarazadas. El paciente es el que recibe radiación. El paciente no emite radiación.

Sin embargo, si existen situaciones en los pacientes oncológicos en los que deben tenerse precauciones con niños y embarazadas pues sí emiten radiaciones:
  • La gammagrafía. Se le inyecta al paciente un determinado radiotrazador para después tomar una imagen radiográfica y que sirve para observar las captaciones anómalas. Por ejemplo, una gammagrafía ósea para detectar metástasis. Durante unas horas el paciente emitirá radiaciones y deberá tener precauciones.

  • La braquiterapia. Es una modalidad de radioterapia en la que la fuente de radiación se aplica sobre el tumor o el lecho tumoral, bien aprovechando una cavidad natural para llegar a él o bien depositando el elemento radiactivo en el tejido a través de un implante. Según el tipo de implante, no en todos, deberá tener unas precauciones en el contacto con otras personas que se le explicará pormenorizadamente (especialmente en los casos de implantes permanentes como es el caso de la braquiterapia prostática).

  • La terapia radiometabólica o radioinmunológica.  Se pueden utilizar diversos isótopos radiactivos para tratar diversos tipos de cáncer: El Iodo 131 para el cáncer de tiroides, el Estroncio 89 o el Samario 153 para las metástasis óseas, el tratamiento de tumores neuroendocrinos con metayodo-bencil-guanidina (131I-MIBG), el tratamiento radioinmunológico de los linfomas (Zevalin®) y el tratamiento de radioembolización intra-arterial hepática de los hepatocarcinomas. Básicamente donde las precauciones se deben extremar durante y después del tratamiento es en el tratamiento con Iodo 131 para el cáncer de tiroides. Por ello los pacientes son ingresados unos días en habitaciones plomada. 

Les dejo con un simpático video del Hospital Queen Elisabeth en Birgingham (Reino Unido) realizado en inglés y dirigido para niños (y no tan niños) sobre lo que es la radioterapia externa que puede ayudar a compreder un poco más esta desconocida especialidad médica. Pretende quitar miedos y prejuicios.  Abajo les dejo una traducción libre y aproximada del mismo.





¡Único en su especie! Una guía para la radioterapia.

¡Hola!, soy Jenny y esta es mi "abu". Voy a mostrarte lo que es la radioterapia y cómo funciona. Éste es el mejor lugar si tienes cáncer y todo el mundo aquí está para ayudarte.

Esta es Yvonne. Es una especialista en juegos y ¡jugar es su trabajo! Aquí tratan el cáncer en pequeñas partes de tu cuerpo y para que funcione tienes que estar muy, pero que muy quieto.

Ja,ja,ja,ja. Ella (la abuela) me está tejiendo un gorro por si lo necesito. Bueno, si tienes un tumor en tu cabeza tendrás que hacerte uno "único en su especie" con forma de máscara para mantener tu cabeza quieta. Este es Alan, el Técnico de Radioterapia. Él va a hacer una máscara. Una máscara especial y mágica. El agua caliente convierte a la máscara en suave y flexible. Después de pocos minutos se mantiene muy rígida. Así obtienes una máscara propia, especial y "única en su especie". ¡Oh! ¡Si mantiene mi cara quieta y es bonita! Hace que no me mueva y...

...a veces, si tienes un tumor en la tripa te harán un colchón especial de vacío. Será un cojín encantador. Cada vez que te hagan el tratamiento tienes que estar en la misma y exacta posición. A veces, ellos necesitan un mapa para ayudarse. Lo hacen, y además te ponen unos "tatoos". ¡Pero no como los tuyos "abu"! Ja,ja,ja,ja... Han tatuado mi espalda con unos puntos como estos.

Así te ponen el cojín o la máscara por primera vez. Éste es la TAC de simulación que saca fotos de dentro de tu cuerpo. Te llaman por tu nombre y te piden que no hables. Ellos constantemente te dicen lo que ocurre. Hay un montón de gente, con radioncólogos y radiofísicos que miran a todas esas células tristes para convertirlas en felices otra vez. Y lo hacen con un "super plan especial".

Luego llega el gran día y algo especial empieza a pasar. Estás en una máquina muy especial: la máquina de radioterapia. Es verdaderamente grande y se mueve. Es segura y muy lista. Tú nunca lo creerías. Y oyes un sonido. Tienes que estar solo un momento en la camilla, pero no te preocupes, todo el mundo te está mirando e incluso te hablan. Justo doblando la esquina. ¡Allá vamos! ¡Oh! ¿Ya está? No siento nada. Pero las células traviesas tienen ahora un comportamiento especial y mira cómo está funcionando.

Así será durante unas pocas semanas. El radioncólogo siempre está para comprobar que todo está bien. Todo ocurre rápido y con mucho cuidado. Yo veo una especie de pantalla y no noto nada. Luego puede que me sienta un poco cansado y entonces descansas. Es un poco aburrido, pero me encuentro mejor.

Hoy es mi último día de tratamiento. Estoy aquí unos minutos y ya está hecho. No está tan mal como pudieras pensar. Es el mejor sitio donde puedes estar si tienes cáncer. Y recuerda ¡Eres único en tu especie!