lunes, 3 de marzo de 2014

Cuidado odontológico y radioterapia


El cuidado odontológico es muy importante en todos los pacientes oncológicos, pues muchos fármacos (por ej, los bifosfonatos empleados para la osteoporosis) y también la quimioterapia pueden dañar la boca y producir secundariamente problemas dentales. Sería interesante que aquellos pacientes que vayan a someterse a quimioterapia, a radioterapia en el área de cabeza y cuello o a cirugía de la boca se hicieran antes una revisión y limpieza dental para evitar problemas durante o después de los tratamientos. También es importante que los pacientes oncológicos que reciben radioterapia fuera del área de cabeza y cuello sepan que una vez finalizado el tratamiento oncológico, pueden hacerse la mayoría de los tratamientos odontológicos incluyendo las extracciones dentarias.

Así se calcula que van a presentar complicaciones dentales:
  • Un 10 % de los pacientes que reciben quimioterapia adyuvante 
  • Un 40 % en pacientes que reciben quimioterapia neoadyuvante
  • Un 80 % en pacientes que recibieron trasplante de médula ósea 
  • El 100 % en los pacientes que reciben radioterapia de cabeza y cuello en la cavidad oral o faringe

La mayoría de los pacientes que están sometidos a radioterapia por cáncer de cabeza y cuello experimentan complicaciones orales, y aunque la mayoría de éstas son manejables, a veces pueden llegar a ser tan graves que el tratamiento debe ser detenido por completo. Además, el tratamiento quirúrgico de los tumores de este área puede conducir a problemas bucales y nutricionales.

Los problemas orales más comunes que ocurren durante la radio y la quimioterapia son:
  • Mucositis o inflamación de las membranas mucosas de la boca.
  • Infecciones orales: candidiasis o muguet
  • Dolor oral.
  • Sangrado.
  • Disfagia o dificultad para tragar y odinofagia o dolor al tragar
  • Deshidratación.
  • Desnutrición, habitualmente provocada por las dificultades en la deglución.
  • Xerostomía o sequedad de boca al dañar las glandulas salivares
  • Trismus por daño sobre la articulación témporo mandibular que produce una disminución en la apertura de la boca.  
  • Hipovascularización (reducción de vasos sanguíneos y el suministro de sangre) de los huesos del maxilar o de la mandíbula 
  • Caries o flemones
  • Osteoradionecrosis mandibular o muerte del hueso por falta de vascularización.
Mediante la identificación de pacientes con riesgo de complicaciones orales, especialmente en pacientes que van a recibir radioterapia en el área de cabeza y cuello, los especialistas recomendarán iniciar medidas preventivas antes de que comience los tratamientos. Ello fomenta que se reduzcan o minimicen las tasas de problemas provocados por las diferentes modalidades de tratamiento.  

Los factores de riesgo más importantes que conducen a problemas son:
  • Presentar enfermedad oral o dental preexistente: caries, enfermedad periodontal, dientes rotos, mal estado de empastes y coronas, prótesis parciales, etc
  • Higiene bucal deficiente antes y durante el tratamiento
  • Hábitos tóxicos: Tabaco y alcohol
  • Radioterapia en las localizaciones de cáncer en la cavidad oral, nasofaringe, orofaringe e hipofaringe
  • La dosis, fraccionamiento y volumen de radiación en la boca
  • Quimioterapia: Tanto los citostáticos empleados en el cáncer de cabeza y cuello, como las terapias dirigidas (p ej Cituximab) pueden dañar la boca de forma significativa. También pueden producir neutropenia (bajada de defensas) que conduce a posibles infecciones 
  • Edad avanzada
  • Mal estado general del paciente.

Las complicaciones crónicas son aquellas que ocurren después de terminado el tratamiento, que se desarrollan meses o años después de terminado el tratamiento.Las complicaciones crónicas más comunes después de la radioterapia en la cabeza o el cuello son:
  • Xerostomía o sequedad en la boca 
  • La caries dental
  • Infecciones en la boca
  • Disgeusia o deterioro del sentido del gusto
  • Trismus o dificultad para abrir la boca 
Debido a estas complicaciones se deben extremar las precauciones con los procedimientos dentales invasivos. Los dentistas deben considerar el riesgo de una complicación grave como la radionecrosis antes de proceder a un tratamiento invasivo. Por ello la prevención y el cuidado oral antes y durante el tratamiento con radioterapia en el área oral al igual que con la quimioterapia es tan importante. Si los dientes están en mal estado debe acudirse a un dentista a extraerse todas aquellas piezas que estén en mal estado y hacer una limpieza de la dentadura.

Es fundamental mantener una buena higiene oral, siguiendo las siguientes recomendaciones:
  •  Cepille los dientes y las encías con un cepillo de cerdas suaves dos veces o tres veces al día durante dos o tres minutos
  •  Para suavizar las cerdas del cepillo de dientes, tomar un descanso de cepillado cada 15 a 30 segundos y enjuague el cepillo en agua caliente
  • Incluir la lengua en el cepillado
  • Utilizar una pasta dental rica en flúor suave y que no irrite la boca
  • Enjuagarse la boca después del cepillado con un colutorio exento de alcohol como la clorhexidina sola o una mezcla de agua con bicarbonato y sal  (una cucharadita de bicarbonato y media de sal disuelta en un vaso grande de agua)
  • Secar el cepillo de dientes entre cepillados
  • El hilo dental puede utilizarse con suaves toques una vez al día
  • Los labios deben hidratarse utilizando vaselina, cacao o un protector labial
  • Si lleva prótesis dental completa o parcial recuerde que debe mantener la higiene igual que si fuera propia. Es recomendable que durante el tratamiento con radioterapia se quite la dentadura y la lleve puesta el menor tiempo posible para evitar dañar las encías.
Les dejo con este video explicado por un odontólogo sobre la importancia del cuidado de la boca ANTES de un tratamiento oncológico.