miércoles, 9 de abril de 2014

El hombre que susurraba a las jirafas



Mario era un hombre de 54 años afectado de un tumor cerebral. Trabajaba como cuidador de jirafas, a las que seguro les susurraba sus secretos más íntimos en el Zoo Diergaarde Blijdorp de Rotterdam en Holanda. En sus últimos días pidió un deseo algo insólito: despedirse de las jirafas a las que había dedicado sus últimos 25 años de su vida a limpiar y cuidar.

Gracias a la organización holandesa AWF (Ambulance Wish Foundation) Mario pudo trasladar su cama de hospital al zoo. El encuentro entre Mario y sus jirafas no pudo ser más emotivo y sorprendente. Los testigos que allí estaban con él no salían de su asombro. Una de las jirafas se acercó a Mario y le dió un beso de despedida como se observa en la foto de arriba. El fundador de la organización AWF, Kess Veldboer, dijo: "Las jirafas le reconocieron y se dieron cuenta que las cosas no iban bien con Mario. Fue un momento muy especial. Me alegro de que hayamos sido capaces de cumplir el último deseo de este hombre antes de fallecer".

Tierno gesto el del animal al hombre que conmueve a quien lo ve. Complacer las últimas voluntades de una persona en su fase final es una de las mejores cosas que sin duda podemos hacer por ella en esta vida. Les dejo con este enlace del video cuyas imágenes hablan por sí solas.  También les dejo con un video sobre la iniciativa "Ambulance Wish Foundation" que añade vida a los que la vida se apaga.