lunes, 28 de julio de 2014

Lo que tus amigos con cáncer quieren que sepas




Lo que sus amigos con cáncer quieren que sepas (pero tienen miedo de decirlo):

Estas son las sentencias más comunes que se nos transmite acerca de los pacientes oncológicos: 

- Las personas con cáncer prácticamente son héroes.

- Luchan contra una enfermedad que aterroriza a todos.

- Son fuertes porque sufren tratamientos que pueden hacerles sentirse peor que los tumores malignos reales.

- Son valientes porque sus pruebas vienen con noticias que no queremos oír.

- La realidad de la vida con el cáncer es muy diferente de la imagen que se trata de representar.

La lucha no es más que la voluntad de pasar por el tratamiento porque, francamente, la alternativa es una mierda. ¿Fuerza? Soportamos el dolor y la enfermedad por la oportunidad de sentirse normal en el camino. ¿Valentía? Construimos una tolerancia emocional y la aceptación de las cosas que no podemos cambiar. La fe entra en acción para cuidar de los demás.

La verdad es que si alguien que amas tiene cáncer, probablemente no sea completamente abierto acerca de lo que le está pasando porque está tratando de ser duro para ser fuerte.

Para ti:

Sin embargo, si pudiera yo ser verdaderamente honesta y vulnerable, te diría:

 - No esperes a que te llame si necesito algo. Por favor me llámame de vez en cuando y establece una fecha y hora para venir a verme. Sé que me dijiste que llamara yo si alguna vez necesitaba algo, pero es raro pedir a los demás que pasen tiempo conmigo o que me ayuden con las cosas que solía ser capaz de hacer por mi cuenta. Me hace sentir débil y necesitada, y  también temo que vayas a decir "no".

 
- Déjame experimentar emociones reales. A pesar de que el cáncer y sus tratamientos a veces pueden influir en mi punto de vista, todavía tengo estados de ánimo y sentimientos normales en respuesta a acontecimientos de la vida. Si estoy enojada o molesta, acepta que algo me trastocó y no lo transcribas literalmente a la enfermedad. Tengo que experimentar y expresar emociones reales y no tienen que ser minimizadas o dejadas de tenerse en cuenta.

- Pídeme "lo que pasa" en lugar de "cómo te sientes". Vamos a hablar de la vida y lo que ha estado sucediendo en lugar de centrarse en mi enfermedad.

 
- Perdóname. Habrá momentos en los que la enfermedad y su tratamiento me hacen "no ser yo." Puedo ser olvidadiza, abrupta o hiriente. Nada de esto es deliberado. Por favor, no te lo tomes como algo personal, y por favor, perdóname.

- Sólo escucha. Estoy haciendo esfuerzos para ser valiente y fuerte, pero tengo momentos que necesito estar sola. Sólo escucha y no me ofrezcas soluciones. Un buen llanto libera una gran cantidad de estrés y presión para mí.

- Haz fotos de nosotros. Puede que me moleste una foto, pero una imagen de nosotros puede ayudarme a superar los momentos difíciles. Una foto es un recordatorio de que alguien piensa que soy importante y digno de recordar. No dejes que diga "no quiero que me recuerdes así" cuando el tratamiento me deja calva o con cicatrices. Esta soy yo, quien soy AHORA MISMO. Abraza el ahora conmigo.


- Necesito un poco de tiempo a solas. En un punto anterior te decía lo mucho que necesito pasar tiempo contigo y paradójicamente ahora te digo que te vayas. Te quiero, pero a veces necesito un poco de soledad. Me da la oportunidad de sacar la cara valiente que he estado usando mucho tiempo, y el silencio puede ser un alivio.

- Mi familia necesita amigos. Ser madre es lo suficientemente duro cuando tu cuerpo está sano; se vuelve aún más difícil cuando te diagnostican cáncer con las necesidades de su familia en el día a día. Mis hijos no son lo suficientemente maduros para entender lo que estoy pasando, todavía tienen que ir al colegio, hacer los deberes, practicar deportes y pasar el rato con los amigos. Los compañeros de juegos de mis hijos son sanadores para mi. Toma mis niños, por favor.

Mi pareja también podría beneficiarse de un poco de tiempo con los amigos. Coge el almuerzo o juega una partida de golf juntos. Me consuela saber que te preocupas por la gente que quiero.
 

- Quiero que reduzcas tu riesgo de cáncer. Yo no quiero que pases por esto. Si bien algunos tipos de cáncer golpean de repente, muchos se pueden prevenir con sólo unos pocos cambios de estilo de vida como dejar de fumar, bajar de peso, proteger tu piel del daño solar y vigilar lo que comes. Por favor, ve a ver al médico ante cualquier signo de alarma: dolor, sangrado o aparición de un bulto inusual. Muchas personas pueden vivir una vida larga y satisfactoria si esta enfermedad se detecta en sus primeras etapas. Yo quiero que tengas una vida larga y plena.

- No des nada por sentado. Disfruta de la vida que tienes en estos momentos. Tómate el tiempo necesario para saltar en los charcos, abrazar a los niños, y sentir el viento en la cara. Doy gracias a Dios por estar juntos.


Si bien no puedo estar agradecida por mi cáncer, tenemos que estar agradecidos por los médicos y los tratamientos que me dan la oportunidad de luchar contra esto. Y si alguna vez llega un momento en que los tratamientos ya no funcionan, por favor quiero que sepas que siempre voy a estar agradecida por haber vivido mi vida contigo en ella. Espero que tú sientas lo mismo por mí.

Sobre la autora
Kim Helminski Keller es una madre, esposa, maestra y periodista con sede en Dallas. Ella está recibiendo tratamiento para un cáncer de tiroides.


Traducción libre del artículo del blog " Roadkill Goldfish" titulado "What your friends with cancer want you to know (But are afraid to say)"  http://roadkillgoldfish.com/friends-cancer-want-know/


Flashmob de "STRONGER" de Kelly Clarkson