miércoles, 24 de septiembre de 2014

Una clase de aerobic muy especial



Una clase de aerobic en un gimnasio es algo cotidiano. Ver en esa clase a un grupo mayoritariamente de mujeres con mallas ceñidas, camisetas y calentadores también. Un gran espejo, música rítmica para animar y calentar el ambiente, esterillas. Empieza la clase con sentadillas, flexiones, abdominales. Caras de esfuerzo, pero también de alegría, complicidad y bienestar. Suena de fondo la canción de Call on me de Eric Prydz, con un punto divertido y muy sexy.
Notamos en esta recreación de un video que ya data de 2004, una clase un tanto especial. Las mujeres que acuden a esta clase lo dan todo y llegan a sentirse guapas y sexys. En el video se descubren sus cicatrices de mastectomía, de reconstrucciones, de reservorios. Son todas pacientes oncológicas que nos demuestran que su esfuerzo vale el doble y que lo hacen con naturalidad.
Este vídeo ha sido realizado por la fundación noruega AKTIV que se encarga de recoger fondos en la lucha contra el cáncer. La fundación se centra en la importancia de la actividad física como una píldora más de tratamiento, pensando en que la actividad física es ya una parte integral del tratamiento contra esta enfermedad. El vídeo fue colgado en YouTube el pasado 9 de septiembre, y en apenas ha conseguido 430.000 visualizaciones.

Desde AKTIV creen en la actividad física. La investigación muestra que los pacientes con cáncer se benefician de la actividad física tanto en su proceso de tratamiento y rehabilitación. También saben esto a través de su propia experiencia.

Creen en la confianza.  Es por eso que se han propuesto para rehacer la vida de estas mujeres una apuesta muy atrevida. Un video al que jamás pensaríamos que protagonizan enfermas de cáncer. Lo hicieron para crear conciencia. Lo hicieron para  mostrar lo que la actividad física puede hacer con el cuerpo y la mente. Lo hicieron para demostrar que el cáncer no tiene que matar su confianza.

Creen que su objetivo está a nuestro alcance.  Su visión es hacer de la actividad física una parte integral del tratamiento del cáncer en todo el mundo, y con cada nuevo Centro de Actividades Físicas establecen en AKTIV Contra el Cáncer convierten un paso más hacia este objetivo. En AKTIV trabajan para hacer de la actividad física como parte del tratamiento del cáncer a través de iniciativas de sensibilización, apoyo a proyectos de investigación y el establecimiento de Centros de Actividades Físicas en los Hospitales. 

Los Centros de Actividades Físicas son centros de actividad ubicados en el Hospital. Se ofrece a los pacientes con cáncer un equipo experto de profesionales en un entorno social y amigable. Para las personas afectadas por cáncer la seguridad es importante.  Investigaciones recientes muestran que la actividad física es buena para los pacientes de cáncer durante y después del tratamiento. La actividad física ayuda a reducir los efectos secundarios no deseados, como los problemas de náuseas, fatiga y trastornos del sueño. La actividad física también contribuye a aumentar la resistencia, la fuerza muscular y el control del peso. La actividad física ayuda a simplemente a afrontar y dar calidad de vida. Una vez que se conoce que el número de personas que viven con un diagnóstico de cáncer no hará sino aumentar en los próximos años, es importante la actividad física, tanto para el paciente como para la comunidad.

Apoyar a AKTIV contra el Cáncer es apoyar varios proyectos de investigación para estudiar el efecto preventivo de la actividad física sobre el cáncer.

Actualmente tienen tres proyectos:

- El estudio EBBA II, un estudio nacional dirigido por el Dr. Inger Thune del Hospital Universitario de Oslo un oncólogo líder en Noruega, El estudio sigue a 500 mujeres durante un período de tiempo de 10 años y evalúa la eficacia de la actividad física en pacientes con cáncer de mama en términos de calidad de vida y en las tasas de recurrencia.

- Un estudio liderado por Lene Thorsen del Hospital Universitario de Oslo, un investigador especialista en el campo de la oncología psicosocial y la rehabilitación, examina el impacto de la actividad física entre los pacientes con cáncer testicular durante y después de la quimioterapia.

- El estudio PHYS-CAN. La fatiga relacionada con el cáncer (KRF) es el efecto secundario de la enfermedad y el tratamiento y reportado por casi todos los pacientes. Se apoya un estudio que tiene como objetivo determinar los efectos del ejercicio físico y del apoyo conductual para prevenir y minimizar la fatiga.

Asimismo AKTIV contra el Cáncer, apoya un programa de intercambio con el Hospital Universitario de Oslo que ayuda a formar a los médicos etíopes en el campo de la Oncología. AKTIV contra el cáncer se ha asociado con Haile Gebrselassie, un maratonista etíope y múltiple medallista de oro olímpico, con la esperanza de atraer la atención y aportando su experiencia oncológica necesaria para un país que enfrenta diversas crisis de salud.

«Si la actividad física fuera una píldora, sería el medicamento más prescrito en el mundo» Grete Waitz, co-fundadora de AKTIV contra el Cáncer. 


Les dejo con el video. Les aseguro que les sorprenderá.