lunes, 5 de enero de 2015

A mis queridos, queridos Reyes Magos.





En España, la Navidad y los regalos no concluyen hasta que se celebra la festividad de la Epifanía ante los Reyes Magos de Oriente el día 6 de enero. Según la tradición, los tres Reyes Magos son Gaspar, Melchor y Baltasar vinieron en camello desde el lejano Oriente y fueron orientados por una estrella-cometa brillante para adorar a la primera manifestación de Jesús como niño, ofreciendo tres regalos simbólicos: oro, incienso y mirra. 

Aunque muchas familias celebran los regalos el día de Navidad, el día de Reyes sigue siendo una de las más importantes tradiciones. Previamente los niños escriben y envían una carta de deseos a los Reyes Magos. En este día de hoy, popularmente conocido como la Noche de Reyes (de la noche del 5 de enero al día 6 de enero) salen a la calle en muchas ciudades y puebos las populares cabalgatas, arrojándose caramelos a los niños y ellos lo viven como un acontecimiento único y mágico. Antes de irse a dormir temprano, hay que dejarles a sus majestades algo de comer y beber (normalmente algún licor o vino, o dulces) y a sus camellos. Los platos al día siguiente aparecen vacíos. También antes de irse a dormir, se coloca un zapato de cada persona de la casa en fila, y los reyes ponen los regalos de cada uno junto al zapato correspondiente.

El día de Reyes es un día abrir regalos, de compartir alegría y de consumir el deseado roscón de reyes que contiene un haba y una sorpresa en forma de figurilla. El que se encuentra el haba en su porción está obligado a pagar el dulce.  

En mi carta a los Reyes Magos de este año pido seguir manteniendo la ilusión por lo que hago y sembrar esperanza en todos aquellos pacientes que pasan por un proceso oncológico, para que el camino les sea más llevadero. Sin duda ese sería mi mejor regalo.

Para acabar les dejo con esta carta a los Reyes Magos tan especial en forma de un video impresionante y emotivo de una niña malagueña de 7 años llamada Indara, que canta como los ángeles y que pide como regalos: un biberón y una cuna para su hermana, una peineta para que su abuela se sienta más guapa y un bastón como la de los marqueses para que su abuelo camine mejor. Pero lo que más emociona es escucharle pedir algo tan simple como un trabajo para su padre que calme el llanto que le ahoga por las noches. Desde luego esta niña pide regalos nada convencionales. Escuchar su voz pone la piel de gallina.

Feliz Noche de Reyes a todos y que se cumplan todos vuestros deseos.