miércoles, 4 de febrero de 2015

Día Mundial Contra el Cáncer



Sabemos que el cáncer es una enfermedad con una potencialidad letal, cuya aceptación social ha mejorado con el paso de los años. Aún así, todavía queda mucho camino por hacer. Muchos pacientes con cáncer se sienten vulnerables en una sociedad que sigue poniendo trabas a los afectados por una enfermedad que trastoca toda la vida, tanto a nivel personal como profesional. Son muchas las necesidades que se nos generan durante y después de la enfermedad y muchos los prejuicios que aparecen ante un diagnóstico de cáncer.

La campaña "Tener cáncer es tan natural como esta manzana" pretende conseguir una mejora en la normalización social y la aceptación del cáncer. Se debe romper con los tabús que todavía existen tras la palabra “cáncer”, que mejore la calidad asistencial a los afectados y que no se pongan más obstáculos al ya difícil camino que de por sí plantea la enfermedad. Esto es lo que pacientes reivindican en este Día Mundial del Cáncer 2015.

Por su parte, la organización europea World Cancer Day, a la que se ha adscrito GEPAC, ha elaborado una serie de propuestas bajo una visión global del cáncer a nivel mundial que a continuación transcribo y resumo desde su web bajo el lema "No más allá de nosotros". Con esta campaña se pretende dar un enfoque positivo y proactivo en la lucha contra el cáncer, destacando áreas que están a nuestro alcance y que se deben desarrollar y también por qué no, discutir de forma constructiva:

1.- La promoción de un estilo de vida saludable

¿Saben que un tercio de los tumores se podrían evitar adquiriendo un estilo de vida saludable? Abandonar el tabaco y el abuso del alcohol, una dieta mediterránea rica, variada y equilibrada, el ejercicio físico moderado son gestos muy importantes a la hora de combatir la aparición de no sólo enfermedades cardiovasculares sino también del cáncer. Esta filosofía se debe implantar desde la escuela y con una buena educación sanitaria dirigida a la población general. Pensemos por ejemplo en que la obesidad en el mundo occidental se está convirtiendo en una verdadera "epidemia" que propicia también muchos tumores.

2.- El diagnóstico precoz

El diagnóstico precoz permite diagnosticar los tumores en las fases iniciales de la enfermedad conllevando a un mejor pronóstico. Sin embargo, aunque a priori el cribado puede ser útil en muchos casos, la población debería conocer los riesgos de sobrediagnóstico y sobretratamiento. El binomio beneficio-riesgo debe estar encontrarse bien equilibrado para no mandar un mensaje confuso a la población general.

3.- Accesibilidad a los tratamientos para todos

Se denuncia la falta de equidad en la accesibilidad a determinados fármacos, a radioterapia o a equipos quirúrgicos especializados en relación a la arbitrariedad del lugar de residencia. Esto es un problema que sufrimos en nuestro país ante la falta de consenso en la accesibilidad a tratamientos en función de la Comunidad Autónoma o incluso provincia o localidad donde el paciente resida. Cabe buscar soluciones contando con las particularidades de cada enfermo y su entorno.

4.- Mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer

Síntomas como el dolor crónico, el cansancio, etc que pueden aparecer en los supervivientes deben abordarse desde un punto de vista multi e interdisciplinar. Normalizar la vida tras un cáncer es una de las principales demandas de los pacientes para su bienestar físico y psíquico.


La AECC por su parte ha organizado una jornada divulgativa bajo el título: Foro Contra el Cáncer: Tratamientos y cuidados para todos y en todos los momentos de la enfermedad. Con esta jornada la AECC pretende detectar las necesidades de los pacientes y sus familiares y proponer mejoras a cubrir. 

Como ven son muchas las asociaciones las que tratan de conformar unas demandas para que sean puestas sobre la mesa y escuchadas. La Sociedad Española de Oncología Médica ha difundido un mensaje a mi modo de ver alarmista y sesgado para el público (y esto es una opinión y reflexión personal), en el que parece que cirujanos y radioterapeutas caemos de nuevo en el olvido general del tratamiento oncológico integral. Sería muy positivo y se echa mucho de menos que todas las Sociedades Científicas Oncológicas transmitieran un mensaje unívoco en el que se entendiera el valor real de cada disciplina oncológica en el complicado puzzle de tratamientos por los que atraviesan los pacientes. El éxito de nuestra empresa radica en la suma de esfuerzos y la coordinación de todos. Es algo que merece la pena tenerlo muy presente.




Con motivo de este Día Mundial del Cáncer, quiero aportar luz sobre las sombras y poner en valor a la Oncología Radioterápica. Mi compañero y oncólogo radioterapeuta el Dr Ángel Montero Luis escribía hace un año un interesante "post" en el que hacía referencia a la falta de promoción de las verdaderas bondades de la Oncología Radioterápica y también de la Cirugía. Creo que conviene recordar a todos las grandes ventajas que nos ofrece este tratamiento:

  • La Radioterapia puede curar el cáncer: En más del 40% de los pacientes curados, la radioterapia ha tenido un papel destacado y en un 16% de las curaciones es directamente atribuible a ella de forma exclusiva. 
  • La Radioterapia es un tratamiento rentable y coste-efectivo: La Radioterapia representa SÓLO un  5% del gasto público destinado al cáncer. ¿Quién da tanto por tan poco?
  • La Radioterapia es un tratamiento en vanguardia: La Radioterapia está en constante evolución tecnológica, lleva años siendo un tratamiento personalizado, es cada vez más precisa, más rigurosa, más segura y sobretodo menos tóxica. Pocas especialidades médicas cuentan con tantos controles de calidad en todo su proceso como la nuestra. 
También mi compañera y oncóloga radioterapeuta la Dra Teresa Muñoz Migueláñez explicaba en este "post" la demostración de que los beneficios superan a los riesgos en nuestra modalidad terapéutica, haciendo referencia a un artículo publicado en la prestigiosa revista The Lancet Oncology. 

También yo publiqué hace unos meses en este blog otro "post" que hacía referencia al potencial curativo y coste-efectivo de la radioterapia.

Abogo pues por enviar siempre un mensaje de aliento, de consuelo y de esperanza pues son valores humanos  universales que deben transmitirse siempre a nuestros enfermos para ayudar eficazmente en nuestra tarea diaria.

¿Por qué luchamos entonces?