sábado, 19 de septiembre de 2015

Calidad en la atención del paciente radiooncológico




Desde hace seis años el grupo IMO organiza un Máster Internacional en Aplicaciones Tecnológicas Avanzadas en Oncología Radioterápica, al que acuden alumnos extranjeros, principalmente procedentes de América Latina, pero también hay alumnos de Europa Oriental y Rusia. En la edición de este año he tenido el privilegio de ser invitada a la sesión lectiva sobre Calidad y Gestión en Oncología.

El tema de mi ponencia era "La calidad en la atención al paciente con cáncer en Radioterapia. Comunicación médico-paciente". En ella he tratado de poner negro sobre blanco al cambio de paradigma que está produciéndose en la relación médico-paciente, exponiendo la importancia de la adquisición de habilidades de comunicación como parte de un aprendizaje más humano de nuestra profesión. 

Es habitual pensar que estas habilidades van inherentes a la vocacional profesión del ejercicio de la Medicina o que se adquiere con la experiencia. Mi opinión es que las habilidades de comunicación empática pueden entrenarse y aprenderse previamente. Dentro de esas habilidades se encuentran: la capacidad de informar bien, la de hacer que el paciente tome conciencia de su enfermedad para que él encuentre las herramientas para afrontarla, saber contar malas noticias, ponerse en los zapatos del enfermo, saber aplicar la escucha activa, etc

La comunicación empática es una herramienta muy útil en el trato entre personas, pues ayuda a ejercer esa confianza que el paciente en este caso necesita. Es un elemento facilitador en el proceso diagnóstico y terapéutico. Refuerza además la posibilidad de que el paciente siga nuestras recomendaciones y tratamientos. 

A la relación clásica médico-paciente, le ha salido un "competidor" llamado internet. Un medio nuevo en el que hemos de aprender a navegar. Si no lo hacemos, otros lo harán por nosotros. Adquirir competencias digitales por parte de los profesionales hoy en día no es una cuestión de "estar o no estar". Más pronto que tarde se impondrá la necesidad de una alfabetización digital y el que no esté estará en franca desventaja. Queramos o no esto es imparable. Los pacientes buscan ya en internet antes de consultar al médico, por lo que si estamos en ese medio podremos estar en disposición para dar respuesta a sus necesidades. 

La evolución hacia una Medicina Personalizada nos lleva a colocar al paciente en una posición más horizontalizada, más humana y también más dialogante. La colaboración y la cooperación del paciente van a ser muy necesarias para aplicar este tipo de Medicina. Esta nueva era de Comunicación Digital nos ofrece un mundo de posiblidades por descubrir y mejorar en esa necesaria comunicación entre el médico y el paciente.

Les dejo con mi presentación.