jueves, 29 de diciembre de 2016

Confesiones de un radiooncólogo


La Navidad es un tiempo de regalar y de recibir regalos. Uno de los regalos típicos y que siempre se agradecen son los libros. "Confesiones de un radiooncólogo. Lo que vd no sabe sobre el cáncer y la radioterapia. Una guía ilustrada para pacientes" es un libro que bien podría regalarse a cualquier paciente o familiar de paciente que vaya a recibir radioterapia pues contiene las claves básicas para entender este misterioso tratamiento. Está escrito en inglés por el Dr Bobby Koneru en un lenguaje sencillo y asequible, con dibujos, con esquemas, con testimonios de pacientes y estructurado por localizaciones anatómicas para que cada paciente encuentre su caso personal. 

Me he tomado la libertad de traducir de forma libre y adaptada la introducción del libro. Lo cierto es que es muy ameno y de agradable lectura para cualquier profano en la materia. Este tipo de información es la que necesitamos para hacer visible la especialidad y por supuesto cercana a nuestro principal objetivo, que no es otro que el paciente.  Así que recomiendo su lectura. 
El término "confesiones" parece implicar que el autor ha cometido alguna fechoría. También podría emplearse para describir un acto de revelación de la verdad, o tal vez, divulgando hechos que no fueron bien explicados en el pasado. Tras haber tratado varios centenares de pacientes, comencé a percibir un patrón común en todos ellos. Muchos de mis pacientes estaban mal informados y temerosos de la radioterapia a través de historias contadas por familiares, amigos e internet. Este libro ha sido creado para proporcionar una concisa y detallada guía para los pacientes que van a recibir radioterapia. Les proporcionamos información general para cada tipo de tumor, infografía para un mejor entendimiento visual y varios ejemplos de casos reales que te ayudarán en tu itinerario personal. 
¿Ha visto alguna vez una película o serie de TV cuyo protagonista tenga un cáncer? Muchos recordarán al personaje de Samantha de la famosa serie "Sexo en Nueva York". Samantha recibió cirugía y quimioterapia, pero la opción de la radioterapia nunca se mencionó. Esta circunstancia no es infrecuente en los medios de comunicación. La radioterapia es un tratamiento enigmático que nos revuelve el miedo porque es pobremente entendido. La realidad es que la mitad de los pacientes con cáncer reciben radioterapia en el transcurso de su tratamiento oncológico. Este porcentaje parece que va a ir en aumento en los próximos años en la medida que la tecnología en el campo de la radioterapia va incorporando mejoras de forma exponencial, con mayor precisión sobre el tumor objetivo y separando más su incidencia sobre los tejidos normales.  
Una mala comprensión de la radioterapia también puede fomentar una imagen engañosa que es un "tamaño único" para todos los procedimientos con pocas variaciones o algunas advertencias. Como resultado, los pacientes pueden estar menos inclinados a buscar una segunda opinión o a preguntar a su radiooncólogo sobre todas las opciones posibles. La realidad es que la especialidad de la Radiooncología ha evolucionado mucho (y sigue evolucionando), y su complejidad ha aumentado dramáticamente en múltiples niveles, creando desafíos y preguntas únicas. 
En los últimos años han habido mejoras en la supervivencia debido a la rápida evolución tecnológica en el campo de la Radioterapia. Principalmente, tres tecnologías han evolucionado en los últimos años que han hecho cambiar el alcance de la radioterapia: el desarrollo de la imagen radiológica, el software informático utilizado para la planificación de la radioterapia y la capacidad mejorada de los dispositivos para tener en cuenta los movimientos durante el tratamiento. Estos avances han permitido a los radiooncólogos tratar a los tumores con un alto grado de precisión, de milímetros y ya no de centímetros. Para ser más específicos se ha producido una mejora del 400% en precisión en nuestra especialidad médica. ¿Cuál ha sido el resultado final de estos avances? En pocas palabras: dosis de radiación más potentes, un depósito del tratamiento con radiación más rápido, reducción drástica de los efectos secundarios y una importante mejora en el control local. Dado que la tecnología está evolucionando a velocidad de vértigo, lo mismo ha ocurrido con la complejidad técnica de la radioterapia. Como paciente es importante no sólo que entienda su enfermedad, sino también los tratamientos que va a recibir. Esperamos que este libro permita que el paciente formule a su médico mejores preguntas acerca de su tratamiento. 
Los primeros capítulos de este libro ponen el foco en la información general sobre lo que es la radioterapia, cómo funciona y qué es lo que se espera de este tratamiento. Los últimos capítulos se enfocan en los tratamientos específicos de cada localización anatómica (p ej: tórax, abdomen, etc). Es probable que necesite conocer más de una región anatómica. Por ejemplo, si usted tiene un cáncer de mama pero su tratamiento de radioterapia va dirigido a eliminar metástasis óseas, necesitará leer el capítulo de la irradiación de la mama y del hueso, así como el área donde esté localizada la metástasis. La sección de recursos al final del capítulo contiene una lista de organizaciones e instituciones, libros, y páginas web que le proveerán de información sobre servicios de soporte, así es consejo financiero, nutrición y otras terapias complementarias. También contiene un glosario que define los términos médicos más habituales usados en este libro. 
Nosotros como seres humanos tememos lo que no entendemos. La segunda esperanza que alberga este libro es que alivie algo de miedo que pueda tener a consecuencia de tener que recibir radioterapia. 
El Dr Bobby Koneru es además el Presidente y fundador de POG una plataforma que trata de establecer puentes entre la investigación básica y la Oncología Radioterápica para que los pacientes, independientemente de su situación geográfica, puedan acceder a los mejores tratamientos. 

Les dejo con una charla TEDx Dubuque de 2014 en la que habla sobre la necesidad de empoderar al paciente con cáncer y dar sentido a sus vidas.